Por: Hermanas del Monasterio “San Juan Bautista de la Concepción”

 

Crónica de la fundación del Monasterio en Torrelaguna (España)

 

Muy querida Familia Religiosa

Para esta misión nos llamó a Torrelaguna (pueblo que pertenece a la Diócesis de Alcalá de Henares) Monseñor Don Juan Antonio Reig Pla, buen pastor y padre. Don Juan Antonio, en el año 2018, ante la partida de las Hermanas Concepcionistas Franciscanas, del Monasterio de la Purísima Concepción[1], quedó con el corazón atravesado (como el mismo expresó); y desde entonces no cesó de rogar al Señor y prometió al pueblo traería religiosas contemplativas que cercanas a las familias de este pueblo y de toda la Diócesis, continuaran intercediendo para que Dios derrame sus dones y sus gracias.

Es así que hizo su pedido a nuestro Instituto y colocó la respuesta, que dio la madre, junto al sagrario, en su capilla, pidiéndole a Dios enviara pronto religiosas. Su súplica fue escuchada, la fundación sería el día 3 de mayo. Debido al COVID 19 se postergó, y habiendo terminado el estado de alarma en España, el día 21 de junio, las hermanas que formaríamos la nueva comunidad pudimos trasladarnos a Torrelaguna a preparar la fundación.

La paternidad de Don Juan Antonio se hizo patente desde el primer momento y con la ayuda del párroco Don Manuel y la respuesta generosa de la gente del pueblo, procuraron todo lo necesario para la nueva comunidad, aún los más mínimos detalles. En la Parroquia, por ejemplo, no cesaron de rezar durante el tiempo de pandemia, para que las hermanas pudieran venir pronto y como éste mil detalles más se podrían relatar.

También pudimos palpar la cercanía y acompañamiento de nuestra querida familia religiosa, en el apoyo de los superiores: la M. Corredentora y miembros del consejo general que ayudaron desde Roma y estuvieron presentes el día de la fundación. La M. Contemplación, como buena madre, nos asistió con su guía y consejo en todos los pormenores. Las hermanas apostólicas nos acompañaron y ayudaron a preparar la casa, de modo especial la comunidad de Paracuellos estuvo siempre dispuesta en todo lo que fuera necesario. Las hermanas de otros Monasterios nos acompañaron con su oración; muy especialmente las hermanas del Monasterio de La Ollería (Valencia) que prepararon junto a nosotras esta fundación. Y todos los miembros de nuestra gran familia que rezaron y ofrecieron sacrificios para que se pueda abrir otro Monasterio más en tierras españolas.

El 4 de julio, día de la fundación del Monasterio, fue un día de gracia y de inmensa alegría. La Santa Misa fue presidida por Monseñor Don Juan Antonio Reig Pla, Obispo de Alcalá de Henares, quien dio la bienvenida y recordó en su homilía al pueblo a qué venían las hermanas:

Extraemos aquí parte de su homilía:

“¿Quién ha dicho, queridos hermanos que éste no es tiempo para construir catedrales? ¿Quién lo ha dicho? ¿Qué es más importante: edificar un templo de piedra o reconstruir a una persona?

Las personas son las mejores catedrales, hacer que una persona por la gracia de Dios sea regenerada por el Bautismo, habite en ella el Espíritu Santo, este con la confesión de fe en Jesucristo Nuestro Redentor y viva el espacio de eternidad que supone la celebración de los Sacramentos en el tiempo, es una catedral hermosa. La más hermosa de todas. Pero es verdad que necesitamos también del esplendor de la belleza de nuestros templos, porque hemos sido pensados y queridos por Dios para la eternidad dichosa con Él. Estos templos hermosos son anticipación de la belleza del cielo…

“Salta de alegría, exulta, goza Jerusalén porque viene tu Rey, viene como Aquél que es Justo y Salvador”. Desde esas mismas palabras os digo: exulta de alegría y gózate Torrelaguna porque te viene una caricia de Dios, viene Aquél, que en la presencia de las hermanas va a estar recordándonos que el hombre ha sido creado por Dios y que su destino eterno es encontrarse con el rostro de Dios. El rostro de las hermanas, su presencia en la carne, será para todos nosotros memoria presente de que Dios es lo primero.

Si hemos sido creados por Dios, queridas hermanas, tenemos sed de infinito, y nada en este mundo puede aplacar esa sed de infinito, somos sed de Dios y vosotras venís a recordarlo y a hacerlo presente en nuestras personas, …necesitamos ver rostros concretos de personas que nos recuerden que somos de Dios, que somos para Dios. Ellas vienen a traer a Dios…, construyendo en la tierra la belleza del cielo, edificando, por la gracia, el Reino de Dios…y recordarán que el sentido de nuestras vidas es darle gloria a Dios todos los días,… para que caigáis en la cuenta de que sin Dios no tenemos más horizonte que la muerte, sin Dios no somos nada permanente y con Dios podemos hacer de cada uno de nosotros la catedral más hermosa que construye Dios con las manos del Espíritu Santo,… para poder vivir en la santa alegría de los que son hijos de Dios y saben que su horizonte es el cielo.

Hoy para vosotras es la eternidad, van a estar toda la vida dedicadas a Dios y a vosotros, y hoy para ellas es la eternidad porque la han conocido, porque Dios se ha hecho presente en ellas, las ha llamado con una vocación singular, y tienen un deseo enorme de que Cristo sea su Esposo, abrazarle con todas sus fuerzas y vivir unidas a Él.

Él se revela internamente a cada persona, y ellas se dedican mucho a orar, para que el Señor se nos revele internamente y alcancemos la intimidad con Jesucristo, que cuando alguien lo conoce lo ha encontrado todo, porque ha encontrado lo único necesario, el tesoro escondido de su amor. Es necesario que el Padre que conoce al Hijo y el Hijo al Padre nos lo revelen internamente, y esa es la obra de Jesucristo a través de la Iglesia, y sólo conociendo a Jesucristo e intimando con Él es cuando podemos encontrar el descanso, de Aquél que dice de si mismo que es manso; la mansedumbre de Dios, la paciencia de Dios para con nosotros es excelsa, es infinita, …el Señor espera paciente y llama a nuestra puerta y cualquier momento puede ser el decisivo.

Hoy para vosotras es la eternidad, y para Torrelaguna es la caricia de Dios, el regalo más grande que nos podía hacer el Señor en estos momentos difíciles, para recordarnos que venimos de Dios y somos para Dios.  Que el Señor bendiga todo vuestro trabajo, que os de la compañía y la asistencia de todos aquellos buenos hijos de Torrelaguna que con vosotras están dispuestos a construir en la tierra la belleza del cielo.”

Luego de la Homilía la hermana María Cáliz de la Nueva y Eterna Alianza, renovó sus votos temporales por un año.

Al finalizar la Santa Misa en la Parroquia, Monseñor encabezó la Procesión con el Santísimo Sacramento, hacia el Monasterio, colocándolo en el sagrario y poniendo junto a Él, esta nueva comunidad contemplativa, para que le sirva, le adore y le ame, y así haga a otros servirle, amarle y adorarle.

En la Iglesia del Monasterio las hermanas hicieron su oración de ingreso, consagrando sus vidas, con la intención de rezar:

– por la fidelidad de todas las Congregaciones a su carisma fundacional, en especial por la fidelidad de los miembros de nuestra Familia religiosa al carisma.

–  Y para que España conserve la fe.

El Monasterio tiene como Patrono de la Comunidad contemplativa a San Juan Bautista de la Concepción (1561 – 1613) de la Orden de la Santísima Trinidad; gran místico, al que Lope de Vega llamó “el más hermoso genio de España”. Santo contemporáneo a Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz.

Luego del nuestro ingreso en la clausura, desde la reja del coro pudimos saludar a la gente del pueblo que asistió a la celebración; compartimos un pica-pica con el Obispo, los sacerdotes y hermanas. Para terminar tuvimos una cena en familia, en compañía del P. José Vicchi, del P. Bernardo Juan, Don Manuel, la Madre Corredentora, la M. Amabilis, la M. Contemplación y las madres y hermanas de la provincia de España.

Pedimos a María Santísima, como reza la oración de ingreso: que haga presentación de todo lo nuestro, que quiere ser suyo, ante el Trono tres veces santo de nuestro Dios, que por su intercesión la Santísima Trinidad nos favorezca con todos sus dones, para su propia Gloria y el bien de las almas.

 

Hermanas del Monasterio “San Juan Bautista de la Concepción”

 

__________

[1] Las hermanas Concepcionistas Franciscanas, fundadas por Santa Beatriz de Silva (1437-1492), llegaron a Torrelaguna en 1562, bajo el influjo del Cardenal Cisneros, nacido en este pueblo. La Orden de la Inmaculada Concepción, es la primera orden contemplativa femenina que llega a América.