El 05 de diciembre pasado, el padre diocesano Alceri Francisco, me acompañó administrar el sacramento de la confesión en la prisión CDP de Serra, Espírito Santo – Brasil. Fueron unos 30 detenidos los que recibieron este sacramento.

Algunos de los detenidos que no eran católicos, o ni siquiera cristianos, se acercaban para hablar y aclarar dudas, ¡lo cual fue una gran gracia!

Agradecemos a la Santísima Virgen que podamos brindarles a estos prisioneros el único consuelo y esperanza que todos tenemos: Dios.

Que el buen Dios dé fruto a todos nuestros esfuerzos y haga Su obra en estas almas tan a menudo olvidadas por la sociedad.

¡Pedimos a todos que sigan orando por los frutos de la misión!

En Cristo, Verbo encarnado, y en la Santísima Virgen María.

P. Fábio Cosme, IVE Brasil.