¡Ejercicios Espirituales en Islandia!

Querida Familia:

Vayan estas líneas en agradecimiento a Dios por este gran regalo recibido en el pasado mes de noviembre, del cual queremos hacerles partícipes para que se alegren con nosotros.

Del jueves 26 de noviembre al domingo 29 fueron predicados Ejercicios espirituales para mujeres en Islandia. Podemos decir, que es la primera tanda de Ejercicios predicada en esta isla norteña. El p. Horacio Cabaña, IVE, ha podido predicar esta primera tanda a 15 ejercitantes, entre ellas una islandesa luterana.

Ha sido muy significativo el lugar donde fueron realizados, se trata de Skálholt, sede de la primera diócesis en Islandia, donde fuera obispo San Þórlakur (Thorlac), patrono de la Isla.

El ejercicio se fue preparando con mucha antelación ya que era el primero para todas las ejercitantes, y la mayoría nunca habían tenido experiencia de retiro espiritual, así que se fueron adaptando las distintas meditaciones y pláticas para que todas pudieran entenderlas.

No faltaron dificultades que parecía harían fracasar el intento… pero como siempre, Dios nos ha sorprendido… Dos semanas antes de los Ejercicios, al llamar a la señora encargada de la casa para concretar una última visita, ¡nos dijo que la casa no podía ser utilizada por un problema en las instalaciones! … ¿qué hacer!?

Quedamos en que iríamos a visitarla el día 16 de noviembre, fiesta de la Patrona de Nuestra Provincia, Nuestra Señora Puerta de la Aurora, para ver qué solución podíamos encontrar. Aprovechamos también a ir en peregrinación a la piedra memorial que marca el lugar de la decapitación de Jón Arason, último obispo católico antes de la reforma, rezando la coronilla por muchas intenciones.

¡Como Dios nos consiente! Finalmente, la complicación de la casa nos facilitó más las cosas, ya que la señora nos ofreció el pequeño hotel que tienen allí para que las señoras pudieran alojarse y en la casa armamos la capilla, sala de puntos y comedor. ¡Todo de 10!

El jueves 26 un equipo de logística partió hacia Skálholt con todo lo necesario para armar una capilla, libros de Ejercicios, alimentos, y un largo etc. Durante el día, varias señoras estuvieron llamando ya que el pronóstico del tiempo marcaba zona naranja para Skálholt (mucho viento y tormenta de nieve), preguntando si realmente iríamos a Skálholt.

A la hora señalada todas fueron llegando a la parroquia San José en Hafnarfjörður; cargamos los vehículos y previa oración en la Iglesia partimos, sin amedrentarnos por el clima. El viaje duró más de lo esperado, y durante el mismo en medio de ráfagas de nieve, fueron elevados fervorosos rezos para poder llegar bien a destino.

A Dios gracias todos sanos y salvos llegamos a Skálholt, y luego de acomodarse, cenar, y previos avisos prácticos, comenzaron los Ejercicios.

Fue muy lindo ver a las señoras bien compenetradas haciendo sus notas, rezando, y escuchar sus testimonios después de los Ejercicios. “No esperaba recibir tanto conocimiento sobre los puntos que necesito arreglar en mi vida diaria, pensaba que tenía una buena conexión con mi fe, pero estaba errada. Espero que todas las mujeres que conozco puedan experimentar lo que he aprendido en estos Ejercicios. Me da aliento para profundizar, y espero tener la oportunidad de hacer estos Ejercicios de nuevo.”

Como bien lo enunciaron los padres capitulares al introducir el elenco de elementos no negociables de nuestra Familia Religiosa, [los Ejercicios espirituales] son esenciales a nuestro carisma, nuestra espiritualidad y a nuestra razón de ser. Tanto, que el prescindir de ellos significaría renunciar a la misión que se nos ha confiado… Potenciado en su justa medida, seguiremos siendo fuente de gran fecundidad sobrenatural para nuestra Familia Religiosa en cuanto ofrecemos a nuestra misión en la Iglesia un compromiso, una fuerza y una eficacia incalculable.

Damos gracias a Dios por este inmenso regalo y encomendamos a sus oraciones los frutos de estos Ejercicios y nuestra misión en Islandia, para que en medio de los hielos ardan corazones encendidos en amor a Dios y que ellos sean focos de luz para las almas que los rodean.

Familia Religiosa del Verbo Encarnado en Islandia