Encuentro de Universitarios, Taiwán 2021

Querida familia Religiosa queremos hacerlos partícipes de la enorme gracia que Dios nos ha concedido en estos últimos días.

Gracias a Dios después de mucha espera (de casi un año), finalmente pudimos realizar el Curso de Universitarios en Taiwán (ya que el año pasado por la situación del Covid-19 no se pudo realizar). Fue llevada acabo desde el miércoles 27 de enero al sábado 30, tres días intensos de convivencia, y con muchos frutos.

Once fueron los jóvenes que pudieron participar de la actividad, pocos en número, pero grandes en espíritu. Para la mayoría fue la primera vez en participar en una actividad realizada por Nuestra Familia Religiosa; gracias a Dios se pudo contar con la presencia de tres sacerdotes y cinco hermanas.

El tema central que se trató en estos días fue el discernimiento de la propia vocación, y el lema escogido para esta oportunidad fue “Llamados a ser partícipes del Cuerpo de Cristo”

Fueron días de gran alegría y de espíritu de familia, muchos de los jóvenes no se conocían entre sí, pero rápidamente entre momentos de recreación, de formación y de oración frente al Santísimo Sacramento fueron forjando entre ellos nuevas y sanas amistades.

Todos los días empezábamos la jornada con el rezo de Laudes, y la culminábamos con el rezo de las Vísperas y Completas.

Los jóvenes fueron divididos en dos grupos: San Nicolás y Beato Carlos Acutis (cada grupo escogió a su Santo Patrono).

El primer día (miércoles por la noche) tuvimos la Bienvenida, con la presentación de las actividades que se llevarían acabo durante esos días, y con muchos juegos en equipo.

El segundo día el Padre Miguel Lombardi dio una charla sobre el Discernimiento Vocacional. También se tuvo un “Taller Provida”, que consistía en ver una película, acerca del aborto, y después hombres y mujeres por separados trataban sobre el aborto, de la influencia que tiene en la sociedad, de las consecuencias que trae, y que dice la Iglesia al respecto; con el fin de saber cómo actuar y ayudar a otros, si se enfrentan con esta realidad.

Por la tarde hubo un pequeño paseo por los alrededores, seguido por el rezo de las Vísperas. Por la noche tuvimos Noche Heroica acompañando a Jesús Sacramentado.

El día Viernes tuvimos una salida a una montaña, haciendo una pequeña escalada, y como no podía faltar, estando ya en la cima de la montaña, contemplando la creación ¡la Santa Misa! Por la tarde tuvimos la Adoración Eucarística, junto con el rezo de las Vísperas. Y para finalizar nuestra jornada tuvimos una fogata, con números artísticos.

El último día tuvimos por la mañana el taller Provida, seguido por una pequeña procesión, en la que los jóvenes cargaron la cruz hasta la Iglesia. Estando ya en la Iglesia tuvimos la Santa Misa, en acción de gracias por todos los beneficios recibidos en esos días. Para la clausura los Padres prepararon para el almuerzo el tradicional ¡asado argentino! También tuvimos la entrega de premio al del grupo ganador.

Antes de finalizar, los jóvenes tuvieron la oportunidad de compartir con los demás su propia apreciación del transcurso de la actividad, la mayoría quedó muy agradecida con Dios por la gracia de haber podido participar y por la nuevas amistades que hicieron y por todo lo que aprendieron. A casi todos, la parte que más les gustó fue el taller Provida, ya que pudieron profundizar más acerca de cómo defender y valorizar la vida humana. Es más, quedaron tan contentos que ya se apuntaron para el siguiente encuentro, que Dios mediante realizaremos en verano.

Agradecemos a Dios por todos los beneficios recibidos en estos días, y nos encomendamos a sus oraciones, pidiendo especialmente por estos jóvenes, por su perseverancia en el bien y para que con su ejemplo de vida cristiana arrastren a otros a conocer a Dios.

Unidos en el Verbo Encarnado,

Hna. María Mater Regis, SSVM