Por: P. Diego Cano, IVE

Ushetu, Kahama, Tanzania, 10 de junio de 2022

Estamos en plenas Misiones Populares en la misión de Tanzania, por lo tanto es un tiempo muy fuerte en un lugar como éste, tan necesitado de misiones y misioneros. Todos los padres están avocados a la predicación de dichas misiones, y yo he quedado para seguir atendiendo la parroquia de Ushetu, con sus misas diarias, sobre todo para las hermanas que atienden el dispensario y la escuela Stella Matutina. También asisten diariamente algunos feligreses, no muchos, pero es la misa diaria que se debe celebrar. Además, sigo con algunas actividades, como la visita a algunas aldeas, a las que todavía no hemos llegado a celebrar los bautismos de este año, y las ocupaciones comunes como la oficina, seguir controlando los albañiles en las distintas obras, etc.

La primera misión se está realizando en la aldea de Namba 11, y allí están los PP. Pablo Folz y Martin Connolly, en un lugar muy alejado, casi a 40 kilómetros de aquí, en el oeste de la parroquia de Kangeme, donde hay muchos paganos, y de hecho son mayoría. La capilla se llama San Ignacio de Loyola. Allí también están las hermanas, algunos postulantes, y jóvenes de las Voces del Verbo. Hoy me comuniqué con el Padre Pablo por medio de mensajes, y me contaba que está costando que la gente asista a los actos misioneros, y que sobre todo tenemos muchos niños. Pero que por supuesto, se hace mucho bien con la visita de las casas y algunos frutos se van viendo.

La segunda Misión la está realizando el P. Víctor Guamán, junto con los novicios, las hermanas, y algunos jóvenes de las Voces. La misión es en Bulela, cuya capilla está bajo la protección de la Divina Misericordia. Está en la zona sur de la parroquia de Ushetu, y ahora en tiempo de sequía se puede llegar con relativa facilidad, cruzando por el río que ya está seco. También esta zona es Misión ad gentes, como en Namba 11, pues en su mayoría son paganos. Sin embargo este es un lugar muy grande, con mucha gente, y las fotos que he podido ver muestra que hay mucha participación.

La tercera misión es en la parroquia de Kangeme, en el centro parroquial. Es un lugar muy poblado, y por eso está allí el grupo misionero más numeroso, junto con el P. Francisco Rossi, algunos hermanos religiosos, las hermanas, novicias y jóvenes de las Voces del Verbo. Ya desde el segundo día de la misión, la iglesia se ve casi completa para el acto misionero. Hay mucho trabajo para hacer allí, sobre todo para animar a los católicos a vivir mejor la vida sacramental, y para llamar a los paganos, que también son muchos como en toda esta misión de Tanzania.

Hoy fui a la aldea de Nonwe, también en un extremo, hacia el lado de la misión popular de Namba 11, donde están los padres Pablo y Martin. Mi idea era poder pasar a saludar primero a los de Kangeme, pues me quedaba a mitad de camino, y por la tarde, al terminar la misa y bautismos de Nonwe, poder pasar a ver a los de Namba 11. Pude pasar por Kangeme, y justo nos saludamos cuando estaban saliendo a visitar casas, con gran entusiasmo y alegría. Se nota que se está haciendo mucho ruido en el lugar, la misión y los misioneros no pasan desapercibidos. Sin demorarme mucho seguí viaje hasta Nonwe, pues es lejos y el camino es muy malo. Yo además fui en el auto pequeño ya que todas las camionetas las están usando en las misiones populares, y esto me exigió ir más lento, pues el camino tiene muchas partes muy destruidas, y varios pasos con rocas que hay que tratar de que no golpeen abajo del vehículo.

En la capillita esperaba mucha gente. Es una capilla realmente pequeña, angosta, y provisoria. Digo esto porque está construida con ladrillos cocidos, pero pegados con barro, sin absolutamente nada de cemento, ni hierros, ni columnas. Los dinteles de las ventanas y puertas son tablas, que en poco tiempo terminan comidas por las termitas. El piso es de tierra, y se siguen usando los antiguos banquitos de la anterior capilla. Lo bueno es que está en un terreno que hemos comprado, y donde los mismos feligreses hicieron los cimientos de una iglesia, grande en forma de cruz. Los cimientos los han hecho con piedras y cemento, y todo ha sido aporte de ellos mismos. Los padres de la misión pudimos conseguir ayuda y hemos hecho ya todos los bloques de cemento para construir. Es por eso que estamos ya en condiciones de comenzar a levantar los muros. Lo que sucede es que queremos construir de manera definitiva, y por eso nos hace falta poder poner hierros y buenas columnas. Esperamos poder hacer estos trabajos antes de año entrante, pues deseamos hacer la próxima misión popular de esa zona allí, en Nonwe. En ese lugar hay mucha mucha gente, y como es común en todos esos lugares, hay gran mayoría de paganos.

Hoy estaba todo muy bien organizado, y realizamos 43 bautismos, seis de ellos eran señoras mayores, ya casadas, todas ellas con paganos. Pero luego de dos años de catecumenado, ahora se bautizan, con el acuerdo de sus esposos, que siguen siendo paganos, pero como les contaba en otra crónica, algunos de ellos estaban allí, y da esperanza de que alguna vez ellos también pidan el bautismo. Se bautizaron también algunos niños pequeños, hijos de las señoras que se bautizaban, y también algunos de las familias que no tienen obstáculo para recibir los sacramentos.

Hacía mucho calor al momento de la misa y bautismos, en una capilla tan pequeña, llena de gente, bajo el sol del mediodía. De ida, cuando iba manejando el auto, en el brazo al que le daba el sol, la sotana negra parecía que quemaba. Gracias a Dios el clima es muy seco, y bajo la sombra, y donde corre el aire, es fresco. Al regresar, agradezco a Dios la distracción mientras manejaba, pues al llegar a una bifurcación de camino, para ir hacia la misión de Namba 11, seguí de largo, por un par de kilómetros, y cuando me acordé, no era la hora para volver, pues ya se ponía el sol, y me quedaba casi una hora de viaje de regreso a Ushetu. Agradezco la distracción porque se ve que era lo más conveniente, regresar temprano. Trataré de ir mañana, después de celebrar la misa en una aldea que tiene por patrono a San Antonio de Padua, y desean hacer unos festejos.

Es una gracia muy grande que en este día hayamos estado en cuatro puntos de nuestras dos parroquias, misionando. ¡Y qué lugares! Tan apartados, con tantos paganos, y con tanta necesidad de misioneros. Entre las tres misiones tenemos 71 misioneros entre padres, hermanas, religiosos, y jóvenes. Una gracia inmensa, que nos concede el pertenecer a una Familia Religiosa. La gente se va contagiando del espíritu, y de diversas aldeas piden las misiones populares para el próximo año. Hoy cuando avisamos en Nonwe de la misión popular del 2023, toda la gente explotó en un aplauso y gritos de alegría.
Esta crónica especialmente la escribo para provechar a pedirles que recen por las misiones que se realizarán hasta el día 19 de junio, terminando con la fiesta del Corpus Christi.

Recen mucho por los misioneros, son lugares arduos, están con muchas incomodidades de agua, alojamiento, calor, viento y tierra… recen por la salud de todos ellos, y por los frutos de todos estos días de trabajo tan intenso. Por la conversión de los paganos.

 

¡Firmes en la brecha!
P. Diego Cano, IVE