Hace pocos días, en nuestra tierra de Misión, tuvimos contacto con un alma en la que el Espíritu Santo obró una magnífica conversión. Se trata del caso un budista recientemente convertido a la Santa Fe Católica.

Vaticano

El converso es un polaco que dejó en su juventud la Fe Católica y se metió en varios errores (Ocultismo, Budismo e Hinduísmo) guiado por un espíritu de rebeldía. El hizo dos breves textos en los que relata su conversión.

A continuación, reproducimos sus escritos. Los textos fueron originalmente escritos en inglés, pero los presentamos de modo bilingüe (la traducción es nuestra). Ponemos primero solo el texto en inglés y después el texto en español sin más, de manera que la lectura sea más ágil.
Esperamos que este testimonio sirva para alertar a los cristianos acerca del peligro que encierra la lucrativa moda de las “espiritualidades” orientales. A su vez, pensamos que este vehemente testimonio dará más aliento a quienes trabajan generosamente para convertir a los budistas (e hinduístas) a la única Fe Verdadera, la Santa Fe Católica.

Suplicamos a nuestra Familia Religiosa oraciones y sacrificios por la conversión de quienes, en el Extremo Oriente, aún no conocen a Cristo.
Padres Misioneros en Extremo Oriente
—————-
Primer texto (en inglés)

“THE SERENITY OF EASTERN RELIGIONS & PHILOSOPHIES”
2014-8-24
As a teenager I’ve rebelled against the Catholic Church and Christianity in general.
I went into the dark side of occultism, from which I’ve gained nothing but depression, misery, and darkness deepening within my heart. Later I’ve realized how insane it was to follow such practices, or even read about them.
I have found Buddhism. I thought I have found truth. After about 15 years of Chinese Buddhism (Pure Land and Ch’ang / Zen) I also started intensive study and practice of Tibetan Buddhism under two Lamas (one of Karma Kagyu sect, another of Nyingma sect). Instead of becoming a better person there were only feelings of almost compulsive separation from others, overwhelming tiredness, and even thoughts of rejecting my own family, leaving my son and wife, etc. There was no peace. If any at all, it was momentarily. Nothing positive that I can recall. I also tried Sanatana Dharma (Hinduism) for about 6 months, and although their writings are inspiring to some extent, their practices are foreign and rather unacceptable to me. I was left empty, unsatisfied, confused. In none of the Oriental religions and/or philosophies could I find peace, warmth, true love. The negativity, pessimism, anger and even hatred were not reduced. Just empty senselessness, a soul that is cold.
For so long I have resisted the ever growing feelings of praying to Lord Christ and Holy Mother again. Finally I gave in and recited Christian prayers, first time in 30 years. What I have received in weeks to come I cannot describe here, for it would be treated with disbelief, or maybe even criticism. But in one word: I have received Grace.
For I can truly and joyously admit that since my return to Christianity my heart has warmed up, I was deeply touched, the words of Jesus Christ had meaning and fulfillment within me […] Feelings of love, wisdom, and real compassion followed. And the tears of repentance were flowing again on my face.
I have realized that I was searching for God all my life, I went all the way around looking for Him, yet the Lord has always been right in front of me. His love never left me even in the darkest of moments, no matter how strongly was I refusing Him, our Lord has never given up on me. It never mattered how unworthy I was, how I have betrayed Him and killed Him in my heart, Lord Jesus Christ was always ready to forgive me, and receive me back with open arms bestowing on me his unlimited love.
Moreover, I have returned to my true refuge: Holy Catholic Church.
To all who find something familiar in my story, those who are thinking of returning to Jesus Christ, or those who are involved in Buddhism or Hinduism I need to say this: […] Confession is far more an effective tool than any means of purification […]*. Just thinking of Christ and accepting Him brings peace that overshadows any eastern meditation. Our petitions to Holy Mary, Saints, and Angels do not fall on deaf ears, we do received their help, blessings, and protection unceasingly. It is just a matter of opening our eyes and looking into our life, into every single day carefully. […] These prayers are true miracles: the miracles of love. Love of such strength that we humans can never comprehend fully. This is the true shower of blessings.
What I’ve wrote is based on my own experience […]
I find such truth in the saying of St. Francis of Assisi: “I have been all things unholy. If God can work through me, He can work through everyone”.
Notes: *) – isn’t it strange to prostrate before Buddhas, bodhisattvas, and deities (some strangely resembling demons) in a philosophy that advertises as “non-religion but a path” and advocates atheism?
Primer texto (traducido al español)

“LA SERENIDAD DE LAS RELIGIONES Y FILOSOFÍAS ORIENTALES”
2014-8-24
Siendo un adolescente me rebelé contra la Iglesia Católica y el Cristianismo en general.
Fui hacia el lado oscuro del ocultismo, desde el cual no gane nada salvo depresión, miseria y oscuridad, las cuales penetraban profundamente mi corazón. Mas tarde, me di cuenta cuán insano era seguir esas prácticas o incluso leer sobre ellas.
Encontré el Budismo. Pensé que había encontrado la verdad. Después de unos quince años de Budismo Chino (Tierra Pura y Ch’ang / Zen), a su vez, intensamente estudié y practiqué el Budismo Tibetano bajo dos Lamas (uno de la Secta Karma Kagyu, otro de la Secta Nyingma). En vez de convertirme en una mejor persona, tenía sólo sentimientos casi compulsivos de separación de los demás, de un aplastante cansancio e incluso pensamientos de rechazar mi propia familia, abandonando a mi hijo y a mi esposa, etc. No había paz. Si había algo de paz, era solo momentánea. No hay nada positivo que yo pueda recordar. Incluso, experimenté el Sanatana Dharma (Hinduísmo) por unos seis meses, y a pesar de que sus escritos son inspiradores en cierta medida, sus prácticas eran extrañas y bastante inaceptables para mí. Estaba vacío, insatisfecho, confundido. En ninguna de las religiones Orientales y/o filosofías [Orientales] pude encontrar paz, calidez, amor verdadero. [Al practicar estas religiones] la negatividad, el pesimismo, el enojo y aun el odio no fueron reducidos [en mí]. Tan solo [tenía una] vacía insensibilidad, un alma que era fría.
Por mucho tiempo, resistí los siempre crecientes sentimientos de rezarle nuevamente a Cristo [nuestro] Señor y Su Santa Madre. Finalmente, me rendí [o me entregué] y recité oraciones cristianas, [por] primera vez en treinta años. Lo que recibí en las semanas siguientes no lo puedo describir aquí, porque sería considerado con incredulidad, o aun con criticismo. Pero, en una palabra: recibí la Gracia.
A raíz de lo sucedido, puedo verdadera y gozosamente admitir que desde mi retorno al Cristianismo mi corazón se ha inflamado, fui profundamente “tocado”, las palabras de Jesucristo tuvieron [para mí] un significado y un pleno cumplimiento en mí […] Sentimientos de amor, sabiduría y real compasión se suscitaron [en mí]. Y las lágrimas del arrepentimiento estaban fluyendo de nuevo en mi rostro.
Me di cuenta que estuve buscando a Dios toda mi vida, que anduve por todo el camino dando vueltas buscándolo a Él, pero el Señor estuvo siempre enfrente mío. Su amor nunca me abandonó, ni siquiera en los más oscuros momentos sin importarle cuán intensamente yo lo estaba rechazando [a Él], nuestro Señor nunca se rindió respecto de mí. Sin importarle cuan indigno yo fui [ni] como yo lo había traicionado y asesinado mi corazón, [nuestro] Señor Jesucristo estuvo siempre listo para perdonarme, para recibirme de vuelta con los brazos abiertos dándome su ilimitado amor.
Más aún, volví a mi verdadero refugio: la Santa Iglesia Católica.
Para todos los que encuentran algo familiar en mi historia, [para] aquellos que están pensando en volver a Jesucristo, o para aquellos que están envueltos en el Budismo o el Hinduísmo yo necesito decirles esto: […] la Confesión es una herramienta mucho más efectiva que todos los medios de purificación* […] El solo hecho de pensar en Cristo y aceptarlo da una paz que eclipsa toda meditación oriental. Nuestras peticiones a Santa María, [a los] Santos y Ángeles no caen en oídos sordos, [sino que] nosotros recibimos su ayuda, bendiciones e incesante protección. Es necesario tan solo abrir los ojos y mirar cuidadosamente nuestra vida, cada día […] Esas oraciones son verdaderos milagros: los milagros de amor. Amor de tan grande fuerza que los hombres jamás podremos comprender totalmente. Esta es la verdadera fuente de las bendiciones. […].
Lo que he escrito está basado en mi propia experiencia […].
He encontrado tal verdad en el dicho de San Francisco de Asís: “He sido todas las cosas impías. Si Dios puede obrar a través de mí, Él puede obrar a través de cualquiera”.
Notas: *) – ¿No es extraño postrarse ante Budas, bodhisattvas y deidades (algunas extrañamente similares a los demonios) en una filosofía que se llama (a si misma) “no religiosa sino un sendero” y que defiende el ateísmo?
Segundo texto (en inglés)

“A WEEK FOLLOWING THE CONFESSION AND ABSOLUTION AFTER 30 YEARS”.
2014-8-29
Peace descended upon me, Father. I would never suspect the snares of Satan to go that far: entrapping me within Buddhism* for so long to keep me away from the Source of Truth.
From the time of receiving your Holy Absolution my spirit heals ad I can recognize myself again. I was under a dark veil of forgetfulness for 30 years, and only now I can remember the feeling of incredible lightness, my soul rejoicing, bathing in peace finally.
How can they who refute the power of Catholic confession and absolution, ever experience such feeling? Feeling of being truly forgiven.
The traps of the devil are cleverly designed, for they are disguised under the excuse of illusory holiness of various non-Catholic ministries convinced of their correct approach, purity, and logical religious understanding.
I am convinced that we cannot logically comprehend God, nor can the “theology of reason” free us from sins, no matter how strongly we repent. It is still mysterious to me why. Freedom from sins can only be experienced through receiving absolution in a correct way** and fulfilling the promised penance. Therefore the limitless compassion of our Lord Jesus Christ is not a concept or a topic for discussion, but a direct experience of “Divine Peace”.
Notes
*) – for long time I thought that Buddhism and Hinduism are holy directions of life. Only now it became clear to me that they are but a tools of Satan. One disguised under “peaceful, passive philosophy of atheism, the other as practical ways to unite with the Light of God through practices that approach occultism. Especially dangerous is tantra, hence Tibetan Buddhism no matter how attractive shall be avoided at all costs. We should always analyze the reasons of our attraction to such religion, do very objective research on our own before making any commitments that we will regret.
**) – meaning: through properly ordained priest of Catholic Church

Segundo texto (traducido al español)

“LA SEMANA SIGUIENTE A LA CONFESION Y LA ABSOLUCIÓN DESPUÉS DE 30 AÑOS”
2014-8-29
[La paz] descendió sobre mí, Padre. Nunca sospeché que las trampas de Satanás podían ir tan lejos: entramparme en el Budismo* por tanto tiempo para alejarme de la Fuente de la Verdad.
Desde el tiempo en que recibí su Santa Absolución, mi espíritu sana y yo puedo reconocerme de nuevo. Estuve bajo el oscuro velo del olvido por 30 años, y sólo ahora puedo recordar el sentimiento de increíble suavidad [o luminosidad], mi alma regocijando, finalmente bañada en paz.
¿Cómo puede refutar el poder de la Confesión católica y de la absolución, quien experimentó semejante sentimiento [como el mío]? Sentimiento de ser verdaderamente perdonado.
Las trampas del diablo están inteligentemente diseñadas, pues están disfrazadas bajo una ilusoria santidad de varios ministros no-católicos [que están] convencidos de la corrección de su enfoque [o propuesta o método], de su pureza y de su lógica concepción religiosa.
Estoy convencido de que no puedo comprehender lógicamente a Dios y de que la “Teología racional” no nos puede liberar de los pecados, por más que estemos fuertemente arrepentidos. Es aun misterioso para mí el porqué [de esto]. El ser liberado del pecado solo puede ser experimentado a través de la recepción de la absolución en la vía correcta** y cumpliendo la prometida penitencia. Entonces, la ilimitada compasión de nuestro Señor Jesucristo no es un concepto o tópico para la discusión, sino una experiencia directa de la “Paz Divina”.
Notas
*) – por mucho tiempo pensé que el Budismo y el Hinduísmo eran santas directivas de vida. Solo ahora pude ver claro que no son sino herramientas de Satanás. Una [el Budismo], disfrazada bajo [una] “pacífica, pasiva filosofía del ateísmo”, la otra como vías prácticas para unirse con la Luz Divina a través de prácticas que se aproximan al ocultismo. Especialmente peligroso es el Tantra. He aquí que el Budismo Tibetano debe ser evitado a toda costa, no importa cuán atractivo sea. Debemos siempre analizar las razones de la atracción hacia tal religión, hacer una muy objetiva investigación por nosotros mismos antes de hacer entregas de las que luego nos lamentaremos.
**) significado: a través de un sacerdote propiamente ordenado de la Iglesia Católica

Deja un comentario