Por: Mary of Jesus, SSVM

Comienzo del Oratorio en New Hampshire
octubre 2023 – enero 2024

El pasado mes de octubre, nuestra comunidad, Santa Isabel Ana Seton, en New Hampshire, comenzó un nuevo apostolado. Hemos abierto las puertas de nuestro convento a las madres y niños de la parroquia y del colegio para que vengan los sábados por la mañana, una vez al mes, para el Oratorio y el Grupo de Madres. Desde que llegamos a esta misión, hemos deseado comenzar un oratorio. Con gran anhelo hemos esperado estos meses el momento oportuno para poder acoger a las familias y ofrecerles una mejor formación.

Nuestro apostolado principal aquí en New Hampshire es en la escuela parroquial, Salve Regina Academy. El primer año estuvo marcado por la aventura de entrar en este nuevo apostolado. Ahora que hemos llegado a conocer a la comunidad, tenemos una mejor idea de cómo podemos trabajar para llevar a Cristo a este lugar, sobre todo, comenzando por las familias.

La ciudad donde vivimos, Berlín, y la ciudad vecina, Gorham, son ambas relativamente pequeñas (tienen aproximadamente ocho mil personas cada una). Sin embargo, hay muchas familias, ¡con muchos niños! La primera semana tuvimos en el oratorio más de veinte niños, desde pequeños hasta adolescentes, y seis madres.

Como estamos situados en las montañas, buena parte del año hay nieve. Por supuesto, intentamos aprovecharla. A veces organizamos juegos con los niños, y otras simplemente construimos fuertes y muñecos de nieve. Nuestro convento está pegado a un edificio que antes era una parroquia llamada San José. Podemos utilizar este espacio para dar charlas a los niños, y como fue una vez una iglesia parroquial activa, todavía tiene todas las cosas de una iglesia. Ahí les explicamos lo que es la Santa Misa a los niños.

 

Mientras tanto, las mamás se reúnen dentro del convento con la Madre Apostle of Joy. Ella las guía en la lectura y discusión del texto de la Carta a las mujeres, de San Juan Pablo II. Todas las mamás están dispuestas y deseosas de aprender. Agradecen especialmente el tiempo en la capilla al final de la mañana. Después de un encuentro, todas comentaron cómo este tiempo juntas las había ayudado espiritualmente y les había dado nuevas fuerzas para abrazar su vocación, viviendo cada momento como una oportunidad más para buscar la santidad. Además, estaban entusiasmadas con esta oportunidad que les brinda una verdadera comunidad centrada en la fe y un sistema de apoyo. ¡No es fácil ser madre!

Damos gracias a Dios por la gracia de haber comenzado esta nueva aventura en el «País del Norte» de los Estados Unidos.

¡Viva la Virgen, y viva la misión!

Hna. Mary of Jesus