“Yo te desposaré conmigo para siempre, te desposaré conmigo en justicia y en derecho, en el amor y compasión; te desposaré  conmigo en fidelidad” (Os 2,21-22).

Los votos religiosos suponen renuncias, pero también y más aún, comprometen la vida entera a tender a la perfección, es decir, a unirse por medio de actos positivos, al Bien Sumo, Increado y Perfecto. Es por eso que al hacer voto de castidad nos entregamos en cuerpo y alma a Dios, por el Reino de los Cielos; el voto de pobreza “nos hace abandonarnos totalmente en Dios, confiando totalmente en Su Divina Providencia que nunca hace faltar nada a sus amadores”; y por el voto de obediencia nos unimos indisolublemente a la Voluntad de Dios manifestada a través del Superior legítimo.

votos_perpetuos

También los votos religiosos son un claro testimonio de entrega y configuración con Cristo y atraen numerosas bendiciones, tanto para la persona que los hace como para toda la Iglesia, la Familia Religiosa a la que pertenece, la misma familia de sangre y la gente que rodea al religioso.

El 20 de marzo tuvimos la gran gracia de participar de los votos perpetuos de la Madre Maria de Knock en la Parroquia Most Holy Trinity, del pueblito de Buncloudy, en Irlanda.

Semanas antes comenzaron los preparativos. La gente de los pueblos vecinos estaban al tanto del acontecimiento. Llegaron los familiares de la Madre María de Knock desde Argentina y un grupo de hermanas de la Provincia pudo viajar para participar de la ceremonia. Adelantándose a las necesidades, llegaba la gente de los pueblos trayendo mercadería, tortas y todo lo necesario para un evento tan importante. No querían que nada faltara a los familiares de la Madre, ni a las hermanas.

votos_perpetuos_1

El día 20 llegó y la Iglesia comenzó a relucir; con los signos de la liturgia invitó a la oración y al recogimiento, a la unidad en el Sacrificio; y con los signos de los votos – la alianza, la corona y las constituciones, la postración – invitó a  tomar plena conciencia de que la religiosa hace entrega total de su persona a Jesucristo, e implora por ella y por todo el mundo, con el canto de las letanías a la Madre de Dios y todos los santos, la Misericordia de Dios.

Luego de la ceremonia celebrada por Monseñor Denis Brennan, Obispo de la Diócesis, y concelebrada por el párroco, P. Laurence O’ Connor y tres sacerdotes más, fuimos todos al salón para los festejos. El almuerzo se vivió en un clima muy familiar. Se realizó un pequeño fogón y por último se dirigieron las palabras de agradecimiento.

Durante los días siguientes, la gente siguió agradeciéndonos mucho el haber podido participar de la ceremonia. Nos manifestaban que habían experimentado una gran alegría en sus almas.

Nosotras también agradecemos mucho esta gran gracia y pedimos a Dios que siga bendiciendo la misión en Irlanda, que se renueve en la fe, en la esperanza y en la caridad, sembradas en los comienzos por el gran Apóstol y Contemplativo San Patricio.

SSVM en Irlanda

Servidoras del Señor y de la Virgen de Matara 

Deja un comentario