“Para realizar con mayor perfección el servicio de Dios y de los hombres, nos comprometemos con los tres votos, para seguir más íntimamente al Verbo Encarnado en su castidad, pobreza, obediencia.” (Const. 6)

ssvm_holanda

En Schiedam, ciudad que conserva los restos de una gran santa holandesa, y patrona de nuestra comunidad, Santa Liduina, pudimos participar de la profesión religiosa perpetua de la Madre M. Nadiya Beznadiynych, proveniente de los Estados Unidos de América, misionera  en esas tierras. Estuvieron presentes, los papás de la Madre quienes vinieron a acompañarla, la Madre Maria de Anima Christi, Superiora General del Instituto y nuestra Superiora Provincial, Madre María de la Caridad, junto a las hermanas de las comunidades de Luxemburgo y Holanda.

Con gran entusiasmo fuimos preparando todo para la Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz en la cual tendría lugar la profesión perpetua. El obispo de nuestra diócesis, Mons. van den Hende, aceptó con mucha alegría la invitación para presidir la ceremonia. La Santa Misa fue presidida por nuestro obispo y concelebrada por cuatro sacerdotes, el rector de la Basílica, un sacerdote que ayuda en nuestra parroquia, y dos padres de la congregación, misioneros en Alkmaar. En el sermón el obispo habló de la cruz en la vida de cada cristiano, e hizo especial referencia a la Cruz de Matará, explicando algunos de sus signos.

 Pudimos preparar los cantos litúrgicos con algunos instrumentos musicales y con la participación de varias personas de otros coros. Fue mucha la gente que participó de esta gran fiesta, alegría para toda la Iglesia, donde una religiosa se consagró por toda la eternidad como esposa del Verbo.

“Porque no me propuse saber algo entre vosotros, sino a Jesucristo, y éste crucificado”. “Esta doctrina de la Cruz debe ser lo que prediquemos: Jesucristo crucificado…” (DE 140)

 Terminada la Santa Misa tuvimos una pequeña fiesta en un salón vecino, donde pudimos hacer un fogón muy sencillo cantando en varias lenguas y aprovechando a conversar con los invitados y amigos.

Confiamos a la Virgen de Luján, patrona del Instituto, a todas las personas que participaron de esta celebración, para que día a día se acerquen y unan más a su Divino Hijo. Pedimos también a Ella por la perseverancia en la vocación religiosa de la Madre María Nadiya.

SSVM en Holanda

Deja un comentario