Ya desde sus inicios, el Seminario San Vitaliano Papa se distinguió por la diversidad de los seminaristas provenientes de muchos países del mundo con diversidad de lenguas, culturas, tradiciones, ritos litúrgicos, etc. De hecho, por este motivo, se previó una particular formación para los seminaristas del rito greco-bizantino. En su plan de estudios se han agregado algunas materias específicas como, por ejemplo: espiritualidad oriental, liturgia bizantina, historia de las iglesias orientales, canto sacro bizantino…  Además dos veces por semana celebran el oficio litúrgico y la Santa Misa en su rito, y también, durante el año, se realizan las jornadas de estudio de los ritos orientales.

liturgia_bizantina

Gracias a esta especial atención a la formación de los seminaristas de ritos orientales es que este año por primera vez se celebraron las vísperas solemnes en rito bizantino en lengua italiana con la participación de todos los seminaristas y padres del Seminario. Como día litúrgico fue elegido el de la fiesta de los Santos Cirilo y Metodio, patronos de Europa, que tradujeron la liturgia griega a la lengua eslava y que fueron los primeros en celebrar la Misa en esta lengua.

Según la antigua tradición oriental con las vísperas inicia el día litúrgico, en el cual se glorifica a Dios que creó el universo de la nada, y encuentra su significado espiritual en la analogía del paso de la noche al día y de la creación que pasa de las tinieblas a la verdadera luz de Cristo. Esto se puede ver en el rito mismo de la Vísperas. Al inicio, después de las oraciones introductorias, se canta el salmo 103 en el cual se glorifica al Señor por haber creado el universo. A continuación se recita la gran letanía con las súplicas al Señor para implorar la paz para el mundo, la prosperidad para la Iglesia, por la jerarquía eclesial, etc. Con el salmo 140 “Señor a Ti he gritado” los fieles expresan el dolor por sus pecados y suplican al Señor que los perdone.

Elementos importantes en las Vísperas son el incienso y la luz. El perfume del incienso, que sube hacia lo alto, manifiesta nuestra oración que se eleva hacia el Señor, y en el himno “Luz gozosa” se glorifica a Jesucristo, el cual con su anonadamiento (Kénosis)  de la Cruz ha vencido el poder del diablo y se ha sacrificado a fin que todos nosotros tuviéramos la vida.

Después, en el himno “En esta tarde dígnate Señor”, pedimos que el mundo sea preservado del pecado por medio de la luz de las divinas enseñanzas. Las vísperas continúan con el cántico de Simeón “Ahora deja, oh Señor” en el cual toda la comunidad junto con Simeón, canta su alegría por el encuentro con el Señor, y se prepara para la visión gloriosa del Cielo.

Se concluyen las vísperas con los himnos en honor de los santos de los cuales se celebra la memoria. Como las vísperas solemnes antiguamente se celebraban a modo de una vigilia a lo largo de toda la noche,  se conservó la tradición de alimentar al pueblo con el pan bendito y ungirlo con aceite en la frente para confortarlo espiritualmente y permitir  así que continúe rezando hasta la mañana.

Agradecemos a Dios por la gracia que nos ha concedido de celebrar las vísperas de los Santos Cirilo y Metodio con toda la comunidad religiosa del Seminario San Vitaliano Papa y esperamos poder repetir esta experiencia en el futuro.

Diácono Andriy Karpinets, IVE

1 Comentario

  1. Dios los bendigan y cuenten con mis oraciones pues por la gracia de Dios tambien quiero intergramen y pertenecer al verbo encarnado como seglar desde granada España

Deja un comentario