Cuando empezamos nuestro blog “Amigos de Irak” junto con su página de facebook, en sus tres idiomas, no podíamos imaginarnos que podía llegar tan rápido a ser lo que es ahora.

Veíamos con tristeza que Irak no tenía amigos, solo intereses de gente que lo usaban y lo usan para su propio beneficio. Aparte de estos intereses veíamos desconocimiento, desinterés y desconfianza.

Actualmente no podemos decir lo mismo, o al menos no de todos. Sí de la gran mayoría de los poderosos que siguen con sus planes vanos y estúpidos, que hacen mucho daño, y del que tendrán que dar cuenta.

solidariedad

Pero ya no podemos decir que Irak no tenga amigos: contando solamente nuestro trabajo a través de la web hemos encontrado una infinidad de amigos. Cientos de miles de personas leen lo que escribimos, medios de comunicación de diversas partes del mundo nos llaman, han visitado nuestros sitios gente de más de 50 países, de más de 40 idiomas, otros sitios reproducen nuestros artículos, cientos de personas nos han mandado mensajes de apoyo, prometiendo oraciones y sacrificios y nos han llegado pequeñas donaciones de más de 20 países.

¡Y esto es solo lo que se refiere a nuestra pobre obra! ¡Cuántos más rezan, se interesan y ayudan cómo pueden a través de otras personas!

El Beato Alamano, hablando de su congregación decía “somos cuatro gatos“. En Irak nuestro Instituto del Verbo Encarnado no llega ni a cuatro gatos, y sin embargo, ¡Dios nos ha llenado de amigos! ¡Ha llenado de amigos  este país  que hemos abrazado como propio!

Hay gente que dice que las amistades de las redes sociales no son verdaderas amistades, y es probable que sea así, porque muchas veces se considera amigo al que coincide con algunos de nuestros gustos personales, y la amistad es algo muy diferente.

Pero cuando una persona se entristece con nuestras penas y se alegra con nuestros gozos, en cierto modo ya es nuestro amigo.

donacion-irak

Hay un escrito corto y magnífico del P. Castellani que dice:

Yo tenía tres amigos. Uno me regalaba plata. Era un buen amigo.

El otro una vez me puso la mano sobre la mano y me djo:
-Si te matan, yo me haré matar por vos.
-¿Por vos o con vos? -le dije.
-Con vos -y no mentía. 

El tercer amigo cuando iba a verlo se ponía alegre.
Yo también me ponía alegre. Y estábamos alegres todo el tiempo.
Era mi mejor amigo.

A todos les damos gracias infinitas. Y son realmente infinitas porque por todos celebramos el Sacrificio del Cordero Inmaculado cada día.

A todos les pedimos que sigan dando a conocer el sufrimiento de este pueblo, a todos pedimos que sigan rezando y ayudando en lo que puedan.

¡Dios los bendiga!

P. Luis Montes, IVE

Fuente: http://amigosdeirak.verboencarnado.net/2014/08/30/una-impresionante-cadena-de-amistad-y-solidaridad/

Deja un comentario