Así como todo organismo individual padece dolores y pruebas tanto espirituales como corporales, del mismo modo lo sufre un organismo colectivo, como puede ser nuestra querida Congregación o cualquier otra institución. Por eso que en medio de todas las adversidades en las que siempre estamos envueltos (Rom 8,22), no deja de ser alentador una luz de eternidad que nos sostiene para llegar hasta la meta. Me refiero en concreto a la Adoración al Santísimo Sacramento que hemos empezado en Wauchula las 24 horas del día, todos los días del año, lo cual indiscutiblemente es un verdadero “bálsamo espiritual”; de hecho el P. Cornelio Fabro afirmaba que la Eucaristía es el Pan nuestro, porque es el pan de nuestras fatigas cotidianas[1].

Capilla de adoración perpetua en Wauchula
Capilla de adoración perpetua en Wauchula

La M. Teresa de Calcuta decía que “debes pedirle a tu párroco que tenga adoración perpetua en tu parroquia”. Así pues, por gracia única de Nuestro Señor Jesucristo y la generosidad tantas almas que dijeron sí a Jesús, esta realidad, más de Dios que de los hombres, es un hecho en nuestro parroquia. Son muchas las personas que vienen a la capilla; entre ellos, varios muy simples, que por ejemplo no saben leer ni escribir, pero con una Fe superior a muchos. No exagero si digo que en distintas horas del día en la capilla se encuentran más de 10 personas rezando. Por supuesto que hay momentos críticos donde es más difícil venir a orar, como en la madrugada, pero como sea, siempre alguien está a los pies de Jesús. Especialmente en esas horas de la noche, donde quizás tanta gente sufre más o experimenta fuertes tentaciones, tenemos el consuelo de saber que alguien está intercediendo por ellos. Señalo un detalle, y es que en las noches son muchos los varones que vienen a rezar, y algunos están más de una hora. Hombres a quién nadie les enseñó a meditar, pero que el Espíritu Santo, gran Maestro, se encarga de hacerlo.

Así como expresaba el P. Carrascal que el corazón del misionero debe ser su Sagrario y que el Sagrario es para él, análogamente podemos decir que para los adoradores de esta pequeña ciudad, Jesucristo eucarístico está siendo paulatinamente el centro espiritual y práctico de su existir.

Para concretar el “lanzamiento” de las 24hs, establecimos dos coordinadores por día, que se encargan de que la gente cumpla con su turno, llamarlos, buscar remplazos cuando es necesario o venir ellos mismos a la adoración si alguien no puede, invitar a más personas y por último, de mantener limpia la capilla. Ellos merecen una “retribución” especial, Dios lo sabe.

Respecto a la capilla en sí misma, destaco que gracias a la generosidad de las Servidoras de la Provincia de Ecuador, recibimos una imagen muy hermosa de San Miguel Arcángel, que junto con Nuestra Señora de Luján, son la ‘guardia de honor’ del Sagrario.

Adoración al Santísimo Sacramento que hemos empezado en Wauchula
Adoración al Santísimo Sacramento que hemos empezado en Wauchula

Damos gracias a Dios que en nuestra Provincia Inmaculada Concepción ya tenemos la segunda capilla de Adoración perpetua, después del Santuario “Our Lady of Peace”. Y esto, como dije al inicio, es un signo irrefutable de que Dios está con nosotros. No hay silogismo, por más luciferino que sea, que pueda refutar esta obra tan simple como hermosa de que Jesús, presente en el gran Sacramento, está obrando en tantas almas que antes quizá no lo conocían en la intimidad.

Como los prisioneros de Wauchula, que rezan siempre por nuestra capilla, también a ustedes les pedimos oraciones para que esta obra exclusivísima a Dios, de la cual nosotros sólo somos testigos, continúe adelante y nos permita morir en gracia de Dios.

P. Fabio Schilereff

________
[1] Commento al Pater Noster, n° 46.

 

Institute of the Incarnate Word, IVE

Deja un comentario