En Taiwan solo el 1% de la población es católica. Por eso, se explican sucesos como el siguiente. En una conversación que un Misionero mantuvo con dos jóvenes, el Misionero les deseo felicidades por la próxima Pascua. Pero ninguna de ellas sabía qué era eso de la Pascua. No tenían ni idea. Al final, después de algunas explicaciones, una de ellas pregunto: “¿los huevos de Pascua?”… Esta era toda la idea que dos jóvenes cultas locales supieron expresar acerca de la Solemnidad de la Resurrección del Señor. A nadie sorprenderá entonces que en Taiwan, la Semana Santa sean días laborables, días como cualquier otro.

taiwan5

Hecho el fugaz boceto de la atmósfera taiwanesa, digamos dos palabras sobre un apostolado que se pudo hacer este Jueves Santo en Taichung -una de las ciudades de esta remota isla-.

Luego de haber concelebrado en la Misa Crismal, con la presencia de Mons. Wang -“nuestro Angel de la Guarda” en estos pagos- y haber celebrado la Institución del Sacerdocio junto al Obispo actual y al clero local -entre quienes despedimos a un Misionero de 88 años que volvía a su tierra luego de 60 años de vida misionera en Taiwan-, volvimos a nuestra Parroquia de Taiping, en las periferias de Taichung.

La Parroquia de Taiping en Taichung es la primera Parroquia que el IVE tuvo en Taiwan y fue hecha desde cero (¡no había nada!) hace 20 años por los Misioneros de nuestra Congregación.  Hoy sigue siendo atendida por nuestros Misioneros y cuenta hace tiempo con la primer imagen de la Virgen de la primera Capilla que tuvo la Congregación (la Capilla de la Finca), la imagen de nuestra Señora de la Anunciación.

Pero volvamos al relato de este Jueves Santo. Luego del almuerzo sacerdotal, llegamos a nuestra Parroquia de Taiping y armamos el monumento para la Santa Misa de la Cena del Señor. Terminado el trabajo, salimos los dos Misioneros, en un rápido raid apostólico, a invitar a las almas a la Misa. Ibamos en la camioneta, repartiendo unos grandes afiches en chino invitando a la Misa y a las demás actividades de Semana Santa. Pasamos por varias casas y negocios. Nos metimos en nuestros queridos barrios aborígenes, en los cuales los niños nos secundaban de casa en casa y hasta los protestantes nos recibían con alegría. En una esquina, dos viejitas nos miraban muy contentas. Por el modo de saludar, se veía que no eran cristianas pero recibieron con gran alegría el afiche y los saludos de los Misioneros.

Una vez de vuelta, la gente se confesaba y luego celebramos la Misa de la Cena del Señor. Vinieron unos 50 fieles -contando las mujeres y los niños-, número que no es menor si consideramos que acá estos días son laborables. Después de oír atentos el sermón, para más honrar la Eucaristía, en el recuerdo de su divina Institución, esta vez todos los fieles comulgaron de rodillas. Hicimos una pequeña Procesión y trasladamos el Santísimo a la Capilla que habíamos preparado.

Luego de la Misa, casi no se fue nadie pues la gente se quedó rezando el Rosario ante el Monumento, después que el pueblo hubiese entonado en chino el Tantum Ergo y el Adorote Devote. Después del Rosario, se hizo noche heroica y se oyeron confesiones hasta las siete de la mañana. Gracias a Dios, los fieles cubrieron todos los turnos. Unas 25 personas adoraron durante la noche a Aquel que por nosotros se hizo hombre y murió en Cruz.

Jueves Santo en Taiwan from Misiones IVE on Vimeo.

 

Mas fotos en Facebook/Institutodelverboencarnado

Nos encomendamos a las oraciones de nuestra Familia Religiosa por los frutos de la Misión en Taiwan. ¡Felices Pascuas!

Padres Misioneros en Taiping (Taichung, Taiwan)

Instituto del Verbo Encarnado 

Deja un comentario