El 30 de agosto la Capilla de Adoración perpetua llegó a su primer año.

Capilla de Adoración
Capilla de Adoración

¿Frutos? La mayoría “invisibles”, pero estamos segurísimos que incontables. De partida, mayor conciencia por parte de todos del gran misterio de la Eucaristía. Mons. Fulton Sheen decía que la devoción a la Eucaristía es algo agregado, extra, un algo especial en el conocimiento de Nuestro Señor; y que, por lo tanto, requiere una búsqueda particular y un esfuerzo extra. Y entiendo que ese “agregado” es el más notable e importante resultado de esta empresa comenzada solo un año atrás. Solo por mencionar unos poquísimos ejemplos, porque siempre es estimulante conocer buenos testimonios, en estos últimos meses me encontré en algunas oportunidades con 6 o 7 hombres rezando en la madrugada; y con otro que tiene casi todos los días su hora de Adoración. Y casos heroicos, de hombres y mujeres que están más de una hora, también los hay.

Guía de meditación que preparamos para que la gente aproveche su hora santa
Guía de meditación que preparamos para que la gente aproveche su hora santa

Algunos de los monaguillos, con quienes en marzo pasado hicimos un viaje al seminario Menor y allí pudieron constatar que otros niños de su edad todos los días están un momento en silencio frente a la Eucaristía, también tiene su hora de Adoración en la capilla. Son pocos aún, y vienen acompañados de algún familiar, pero participan todas las semanas. Y convengamos que un adolescente que semanalmente ocupe una hora para dar sus primeros pasos en la meditación en la presencia de Jesús, tiene un enorme valor sobrenatural. San Alfonso decía que el pecado mortal es incompatible con la hora de meditación, es decir, o se deja la vida de pecado o se abandona la oración.

Monaguillos de nuestra parroquia junto a seminaristas menores frente al Santísimo Sacramento
Monaguillos de nuestra parroquia junto a seminaristas menores frente al Santísimo Sacramento

Último ejemplo, una religiosa de 86 años que vive a una hora en auto de aquí, viene al menos unas 4 veces por semana a la capilla donde tiene su momento de oración, luego reza el vía crucis en el templo parroquial y por último participa de la Misa a las 8.30am. Hace unas semanas atrás, vino a las 7pm aproximadamente, estuvo toda la noche frente al Santísimo, y en la misa de la mañana renovó sus votos religiosos… consuelos que Dios envía!!!

Placa en honor a la consagración colocada en el Templo Parroquial
Placa en honor a la consagración colocada en el Templo Parroquial

En mi modesta opinión, siguiendo las enseñanzas de los santos, estoy convencido que la Consagración de la Parroquia y las familias al Sagrado Corazón que hicimos el año pasado y renovamos este año, es la causa y da explicación al Don inmerecido de una Capilla de Adoración Perpetua.

Placa en honor a la consagración colocada en el Templo Parroquial
Placa en honor a la consagración colocada en el Templo Parroquial

Por otra parte, este año, con el P. Agustín pudimos visitar unas 70 familias durante el mes de junio para entronizar en sus casas la imagen del Sagrado Corazón, usando la fórmula con la que luego los padres capitulares consagrarían todo el Instituto al Corazón del sumo sacerdote Jesús. El fin, era reforzar la fe en que ese Corazón late en la Eucaristía.

Imagen que distribuíamos a las familias
Imagen que distribuíamos a las familias

La intención de compartir esta “buena nueva” en esta crónica es, francamente, animar de modo particular a los religiosos y también a los laicos, a que continúen trabajando y esforzándose para promover lo más grandioso que tenemos en nuestra Santa Iglesia que es Jesús mismo, presente en el gran Sacramento. Todos sabemos que cualquier otra actividad apostólica es una lógica consecuencia de esta devoción, y también nuestra perseverancia final.

image009

Hagamos nuestra la exclamación de Santa Gemma “¿Qué mereciera yo si no consagrase todas mis ternuras a la sagrada hostia?” Jesucristo y la Virgen nos concedan la gracia del aumento y perseverancia de los adoradores al Santísimo Sacramento en todo el mundo, especialmente en nuestras misiones.

P. Fabio Schilereff, IVE

Deja un comentario