El martes 24 de mayo hemos participado al funeral de nuestro querido Mons. Andrea María Erba, obispo emérito de Velletri-Segni, que ha vuelto a la casa del Padre el pasado 21 de mayo.

La celebración ha tenido lugar en la Catedral “S. Clemente” de Velletri y ha sido presidida por el Card. Francis Arinze, cardenal titular de la diócesis y concelebrada por Mons. Vincenzo Apicella, actual obispo de la misma, Mons. Lorenzo Loppa, obispo de Anagni, Mons. Ambrogio Spreafico, obispo de Frosinone, así como por el obispo barnabita Mons. Sergio Pagano. Asimismo, han participado numerosos sacerdotes entre los que cabe destacar el vicario general de los Padres Barbitas, gran parte de los sacerdotes de la diócesis, los Superiores Generales de nuestros Institutos Padre Carlos Walker y Madre María de Anima Christi, acompañados por un nutrido grupo de sacerdotes, religiosos y religiosas de nuestra Familia Religiosa, miembros de nuestra Tercera Orden y un gran número de fieles. La homilía, predicada por Mons. Apicella, ha sido una cálida conmemoración de la vida del difunto obispo, partiendo del Evangelio del día en el que se recordaba la promesa de Nuestro Señor de dar “el ciento por uno” a quien abandone todo por Él.  Esta total donación al Señor, ha afirmado Mons. Apicella, nuestro querido Mons. Erba la ha llevado a cabo en la vida religiosa, en su carrera como docente universitario, en su gran labor desarrollada en la congregación para las Causas de los Santos y sobretodo en su ministerio sacerdotal y episcopal, caracterizado por un profundo sentido de la paternidad espiritual y caridad pastoral.

Finalizada la celebración, se ha procedido a la sepultura efectuada en las inmediaciones del altar dedicado a Nuestra Señora de los Dolores de la misma Catedral de Velletri.

En los últimos días de su vida terrena, Mons. Erba, ha sido asistido día y noche por las Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará y diversos sacerdotes de nuestro Instituto lo acompañaron con la celebración de la Santa Misa en la habitación del hospital.

Damos gracias a Dios por habernos donado este gran Pastor que tanto bien ha hecho a nuestros Institutos y a la Iglesia universal.

P. Ernesto Caparros, IVE


Institute of the Incarnate Word, IVE

Deja un comentario