Fue un domingo 23 de Agosto de 2015 cuando escuchamos, apenas empezaba la santa Misa dominical en nuestra capilla del Oratorio Don Bosco (La Plata, Argentina) el grito desgarrador de una madre, que contemplaba a su hijo ahorcado afuera de su casa. Se trataba de un joven de 19 años, Gustavo Cartamán, quien había frecuentado en su infancia el Apoyo Escolar de nuestro convento.

Lamentablemente, en la adolescencia cayó en la droga y regularmente se juntaba con sus amigos en la esquina del convento. Precisamente en este lugar, luego de un tiempo de su fallecimiento, sus mismos amigos le hicieron una ermita y se empezaron a juntar allí casi todas las noches. Al cabo de un mes, supimos que otro de los jóvenes de ese grupo se había suicidado; así sucesivamente, hasta principios de este año 2016, nos enteramos paulatinamente que hubo varios intentos de suicidios y cinco muertes.

En mayo de este año, la madre María de Harissa decidió comenzar con el grupo de oración de la Divina Misericordia una vez por mes para rezar por los chicos de nuestro barrio. Se sumaron algunas mamás y ese grupo empezó a juntarse todos los viernes, en la hora de la Misericordia, con la hermana Mariam Tefilh Iesua. Las mamás de nuestro barrio intensificaron su oración por nuestros jóvenes.

El Padre Javier Oliva (IVE), quien nos estuvo ayudando desde principio de año en el Oratorio dominical, hasta que volvió a su misión en Paraguay, se enteró bien de la situación y luego de hablar con una de las Mamás de nuestro grupo, Miriam, nos propuso hacer una novena y consagración de nuestra villa al Sagrado Corazón de Jesús para pedir por estos jóvenes.

Decidimos juntar firmas de la gente de nuestro barrio con el fin de desarmar el monumento y poner una imagen del Sagrado Corazón en ese lugar. Nos había llegado la noticia de que los jóvenes habían realizado una especie de “pacto” relacionado con la macumba y por eso, algunos jóvenes “de la lista” se iban suicidando sucesivamente. Ese mismo viernes la hermana Tefilh habló del tema en el grupo de la Divina Misericordia, y todas las mamás se comprometieron a juntar firmas y conseguir un poster de Jesús.

Providencialmente en este tiempo, finales de junio, nos invitaron a participar de las jornadas de adicciones en la Arquidiócesis.

servidoras-argentina-consagracion-sagrado-corazon-jesusParticipamos de estas Jornadas en las que hablaron 10 expositores muy especializados, entre ellos una jueza y un científico. Todos ellos habían participado en muchísimos congresos internacionales; algunos trabajan en el Gobierno y en la Conferencia Episcopal Argentina. La conferencia fue introducida por nuestro Arzobispo Monseñor Héctor Aguer, quien participó en toda la jornada.

Finalizada la charla, nos dieron un espacio para hacer cinco preguntas. Cuando iban por la tercera pregunta, tuve el pálpito de que tenía que exponer nuestro problema, los suicidios que estábamos viviendo en nuestro barrio.

Habían expuesto la problemática de la droga desde todos los ángulos, pero no la habían tratado en su relación con la brujería. Evidentemente, cuando relaté lo que nos estaba pasando se produjo un gran silencio, estaban conmovidos y no sabían cómo ayudarnos, si bien daba la impresión de que todos estaban pensando de qué modo se podría solucionar este problema.

Apenas terminó la conferencia, se nos acercó la jueza para ofrecer ayuda y para sugerirnos que presentemos esto urgentemente ante la comisaría, pues según ella se trataba de homicidio inducido. Al mismo tiempo, Monseñor Aguer se ofreció personalmente para bendecir y exorcizar el lugar (el día de la bendición y exorcismo estaría enfermo y mandaría a Monseñor Bochatey, obispo auxiliar).

Al día siguiente redacté el pedido para juntar firmas y toda la villa se enteró rápidamente que vendría Monseñor a bendecir el lugar, incluidos los chicos implicados.

En menos de dos horas contábamos ya con 100 firmas y las firmas de los padres de los chicos y ¡de los mismos chicos! Miriam nos dijo que el muchacho cabecilla del grupo quería hablar con nosotras. Nos llegó también la noticia de que otro joven, uno de los próximos de la lista en suicidarse ¡esperaba y confiaba en nosotras!

El domingo después de misa dominical, leí el siguiente texto, para juntar más firmas:

La Plata, 25 de Junio de 2016

ANTE QUIEN CORRESPONDA:                

Como vecinos de este barrio estamos preocupados por las muertes trágicas de nuestros jóvenes que sucedieron este año y el año pasado. Por diversas fuentes sabemos que es a causa de un monumento que realizaron durante Septiembre del año 2015 en recuerdo del suicidio del joven Gustavo Cartamán. Los jóvenes que lo realizaron efectuaron una especie de “pacto” por el cual ya más de cinco suicidios se sucedieron desde su creación.

Como vecinos de este barrio estamos preocupados y deseamos desarmar este monumento. En su lugar, es nuestra intención colocar un poster del Sagrado Corazón y realizar una bendición del lugar.

servidoras-argentina-consagracion-sagrado-corazon-jesus

Cada día juntábamos mas firmas. Contábamos con muchísimas personas y grupos de oración, quienes rezaban por nuestros chicos.

Los chicos se empezaron a juntar afuera de nuestro convento. Un día salimos a su encuentro con la hermana Tefilh, y los saludamos a cada uno. Otro de los próximos de la lista vino corriendo a saludar a Tefilh y a buscar un rosario. Les preguntamos si estaban de acuerdo en desarmar el monumento después de la bendición del Obispo; ellos nos dijeron que sí, que nos ayudarían e inclusive ellos mismos lo harían si nosotras estábamos presentes. Les dije que después de la bendición no habría nada que temer. Nos pidieron agua bendita y les dimos una botellita a cada uno; estaban muy agradecidos y nos contaron que muchas veces no podían dormir y que se querían persignar con el agua bendita. Se acordaron de cuando venían al Oratorio y al Apoyo. Se fueron muy contentos.

Llamamos por teléfono al exorcista de la diócesis, el padre Mancuso, quien nos dio las indicaciones sobre cómo teníamos que desarmar el monumento.

Antes de la bendición intentamos colgar un hermoso poster del Sagrado Corazón, pero esa misma noche vino una persona psiquiátrica del barrio y lo arrancó con un cuchillo. Preferimos no reaccionar y esperar el día de la bendición.

servidoras-argentina-consagracion-sagrado-corazon-jesus servidoras-argentina-consagracion-sagrado-corazon-jesusFinalmente llegó el día de la bendición. Fuimos junto con el obispo y todos los niños en procesión hasta el lugar. Nos acompañaron también nuestro párroco, el padre Rubén Marchioni y el padre Daniel Quintar (IVE). Los niños del Apoyo rezaban y cantaban al Sagrado Corazón. Monseñor Bochatey realizó la bendición y el exorcismo. Fue impresionante, toda la villa se silenció. Mucha gente miraba en silencio desde sus casas. Ese lugar se había transformado en lugar de maldición y por eso nadie se acercaba. Y ahora, miraban al obispo que junto a los jóvenes desarmaban el monumento y se colocaba una pequeña imagen del Sagrado Corazón.

 servidoras-argentina-consagracion-sagrado-corazon-jesus servidoras-argentina-consagracion-sagrado-corazon-jesus

Desde ese día dejaron de tenerle miedo al lugar y los niños y jóvenes volvieron a utilizarlo como lugar de encuentro.

Ya pasaron tres meses y por tremenda gracia de Dios no se volvió a escuchar ningún rumor de otro suicidio. Esto no quedó en el olvido, el periódico el Día de ciudad de la Plata, viene seguido a nuestro barrio, a entrevistarse con los jóvenes y la gente para averiguar qué sucedió.

Inmensamente agradecidas a Dios, contemplamos a nuestros jóvenes con otro rostro, más tranquilos. No dejan de saludarnos con mucho cariño. Los niños de nuestro Apoyo Escolar continuaron con la Novena al Sagrado Corazón.

Desde la Plata, agradecemos a todas las personas que nos apoyaron con sus sacrificios y oraciones. Saludos especiales a toda nuestra querida Familia Religiosa.

En el Verbo Encarnado,
Hermana Marie du Montfort
Misionera en la Plata

1 Comentario

Deja un comentario