Dios también esta bendiciendo la misión del Instituto del Verbo Encarnado en Tanzania materialmente, El nunca deja que nos falte lo necesario… y ¿qué más necesario que el agua?. Las hermanas han conseguido una ayuda para construir cinco cisternas con capacidad para cien mil litros de agua cada una. En la época de lluvia el agua es muy abundante… y se podría llegar a llenarlas y solucionar nuestros problemas para los meses de sequía, e incluso se podrá ayudar a la comunidad, porque esa es la finalidad, y realmente alcanzaría muy bien.

Pero es impresionante ver cómo los obreros trabajan en la construcción sin usar ninguna maquina… (Leer artículo completo en DIARIO DE UN MISIONERO EN TANZANIA)

Deja un comentario