Gracias a Dios pudimos participar una vez más de esta excelente actividad que realiza todos los años la Universidad Católica de Chile.

La semana del 13 al 20 de julio estuvimos en Huintil, en la parroquia “Cristo Crucificado” que atiende el IVE, trabajando con dos grupos universitarios de la organización trabajo País. El fin de esta organización es ayudar durante una semana del receso escolar construyendo salones parroquiales, bibliotecas, sedes sociales o parroquiales, etc. en lugares necesitados, y lo hace mediante la mano de obra de universitarios que se ofrecen voluntariamente para dicho trabajo.

chile1

El domingo por la noche comenzaron a llegar los jóvenes en dos grupos distintos, uno que se alojaba en Huintil, y el otro que se alojaba en el Charchal (Huintil norte) a unos 10 minutos de la parroquia. El primer grupo debía construir una biblioteca para la escuela de la parroquia y el segundo un pequeño salón para una de las capillas de la parroquia. Cada grupo tenía alrededor de 30 jóvenes entre varones y mujeres.

Cada grupo comenzó su trabajo en sus respectivos lugares. Los novicios nos dividimos para ayudar en ambos lados, la idea era trabajar con ellos y hacer apostolado en medio del trabajo. No faltaron las anécdotas graciosas al ver descender muchas sotanas de una camioneta y ponerse a trabajar con ellos, algunos pensó ¡que íbamos a quitarles el trabajo!, otro había escuchado algo de “los curas que trabajaban cantando” así que dijo “que canten nomás, no tengo problema”. La buena organización de los dirigentes permitía que cada grupo pudiera tener la Santa Misa todos los días a las 5 de la tarde. Luego de la Misa un pequeño tiempo de adoración al Santísimo y confesiones. También estaba estipulado el rezo de las oraciones dela mañana y de la noche, y el del Ángelus tres veces en el día.

Las ansias de los jóvenes por conocer acerca de la vida religiosa y del Instituto se transformaban en asombro ante nuestras respuestas, para muchos fue la primera vez que conversaron con tantos “curitas” jóvenes.

chile3

Uno de los días, por pedido de los universitarios, el Padre Gonzalo dio una charla sobre sexualidad, la visión filosófica y teológica. Ahí se dejó ver que algunos jóvenes estaban muy bien formados. No todos pertenecían a buenos círculos católicos, sin embargo en general se recibió satisfactoriamente la charla, y luego se siguió conversando durante toda la semana con los chicos que no habían entendido algo, o querían profundizar sobre el tema para luego ayudar

No faltó la típica “pichanguita” (picadito) entre novicios y universitarios separados por sus zonas. A veces con un simple partido de fútbol se hace más apostolado de lo que uno cree, el hecho de ver a los novicios jugar como cualquier persona pero con buen espíritu y alegría y dirigiendo una oración antes del partido para todos era algo inusual.

chile4

Una hermosa actividad que se realizó en los últimos días de la semana fue una noche heroica rezando delante del Santísimo Sacramento en la que se les enseñó a meditar.

La última noche el grupo del Charchal invitó a todos los novicios a cenar, así que luego de la cena aprovechamos para hacer un pequeño fogón con canciones, el baile de algún novicio, y si bien no pudimos hacer ningún divague porque debían terminar el trabajo esa noche si o si, no faltó el buen espíritu y las risas propias de quien se divierte en gracia y sanamente. El domingo 20 clausuramos el “Trabajo País” 2014 con la santa Misa y la bendición de la nueva biblioteca y salón parroquial.

Damos gracias a Dios por esta hermosa semana de apostolado, en la que se pudo ver claramente como Dios se vale de todo, ya sea de un sacerdote que celebró la Santa Misa y confesó, como de un grupo de novicios que martillando arriba de un techo o pateando un pelota en la cancha pudo mostrarle a los jóvenes la alegría de vivir la gracia. Para el noviciado fue una experiencia para aprender a evangelizar, para los universitarios fue una experiencia de conocer más de cerca al mismo Cristo, todo gracias a que se ofrecieron como voluntarios para ayudar con la caridad.

Novicio Ignacio Caratti, IVE

Deja un comentario