Queremos compartir con ustedes nuestros primeros pasos en la vida religiosa en nuestro querido Instituto.

El 24 de mayo ha sido el día fijado por Dios, desde toda la eternidad para nuestro cambio de nombre. Son tiempos de misteriosa transformación tanto en nosotras, que desconocemos la plenitud que abarcan estos pasos, como para nuestros familiares que son extrañamente arrastrados por la Divina Providencia en este misterio de la vocación de sus hijas.

Toma de Hábito de las SSVM en Brasil-1

“Para ocultarte al mundo y consagrarte a Dios, recibe este nuevo nombre por el cual te llamaremos… MARIA”. Estos primeros pasos que vamos dando en el tiempo de noviciado nos hace experimentar el vértigo de las implicancias de nuestro llamado, “olvidado el mundo, olvidadas del mundo[1]” para dedicarnos totalmente al “único necesario: DIOS[2]”.

Ahora, portadoras del dulce nombre de la Virgen, resuena en nuestros corazones las palabras que Cristo hubiera dicho a nosotras: “Sobre las Servidoras escribiré el nombre de mi Madre. Porque su misión en la vida cambia, radicalmente, al consagrarse a Mí totalmente.”[3]

El día 28 de mayo hemos dado un paso más en este cambio de vida, en la tan ansiada ceremonia de nuestra Toma de hábito. Para la ocasión, ha sucedido algo del todo particular, nuestro obispo Don José Negri pudo participar a nuestra invitación: presidir la Santa Misa. Han concelebrado los padres del IVE y otros sacerdotes diocesanos.

Toma de Hábito de las SSVM en Brasil-2

En la homilía, Don José se preguntaba qué cosa significa “dejar todo” para una joven de hoy. Y preguntaba a las novicias: “- ustedes aceptan dejar todo?”; y delante del “Si” respondido en coro, proseguía diciendo: “ – Nosotros desconocemos los caminos que Dios ha preparado para ustedes… y ustedes acaban de decir que están acá para ser probadas. Ha sido esto que han dicho? Yo he querido mirar la hoja nuevamente para ver si se han equivocado la palabra… Ustedes están acá para ser probadas, experimentadas, y realmente la vida consagrada es una vida de donación; y entonces sí Dios les hará con certeza experimentar las mayores felicidades y alegrías, con tanto que vuestro Sí sea total”.

Al final de la Santa Misa el Obispo nos dejó una recomendación y un pedido: “Llevar el habito hoy responsabiliza a todas ustedes. Tienen que darse cuenta que cada actitud, cada palabra, cada comportamiento puede ser un momento de gracia para otra persona, pero también puede ser un contra testimonio, por eso es muy importante ser como la Virgen Maria que se ha despojado de todo para ser la Madre del Señor”. El pedido ha sido que rezáramos por él y su misión una Ave Maria cada día. ¡Que Dios bendiga nuestros buenos Pastores!

Los familiares, bienhechores y demás miembros de la Tercera Orden nos han acompañado en la preparación y con su presencia en esta gran fiesta, eran aproximadamente 400 personas.

Toma de Hábito de las SSVM en Brasil-3

Hemos sido revestidas del Santo Hábito en este Año Santo de la Divina Misericordia. Hacemos nuestras las palabras de Joseph Fadelle: “Sin la mano de Dios, nunca nos atreveríamos a vivir esta aventura. Esto nos llena de fuerza, que designio nos reserva el cielo para que hayamos sido tan favorecidas”[4]?

En Jesús y Maria,
Hermanas del Noviciado Maria de Jesus Nazareno


[1] Raimond, La família que alcanzó a Cristo
[2] Lc 10, 42
[3] Servidoras Tomo I, “Maria por partida doble”
[4] Autobiografia de Joseph Fadelle

Deja un comentario