Querida Familia Religiosa, queremos compartir con todos ustedes una gran alegría, pues en la provincia “Nuestra Señora de Chapi” el día 4 de junio, fiesta del Inmaculado Corazón de María, 4 novicias recibimos el Santo Hábito en la Iglesia del Monasterio de Santa Catalina, lugar donde se veneran las reliquias de la Beata Ana de los Ángeles, patrona de nuestra casa de formación.

Como preparación a esta celebración realizamos Ejercicios Espirituales de una semana, predicados por el P. Pierre Martínez IVE, los cuales tuvieron mucho fruto para conformarnos a nuestro único Ideal que es la unión plena con Jesucristo.

Terminados los Ejercicios Espirituales el domingo 22 de mayo; Solemnidad de la Santísima Trinidad, dimos un paso más en nuestro anhelo de entregarnos totalmente al Verbo Encarnado, y para morir al mundo y consagrarnos a Dios, recibimos nuestro nuevo nombre de religiosas, que como en el caso de San Pedro, Abraham e Israel infiere también el anuncio de la misión destinada por Dios para el alma consagrada a Él. Como bien sabemos, en nuestro Instituto todas las servidoras tomamos el nombre de la Santísima Virgen María agregándole alguna advocación que nos acompañará por siempre y será testimonio de nuestra nueva misión. Nuestros nuevos nombres son: María Virgo Gaudiosa (María Virgen Gozosa), María Consolatrix Cordis Iesu (María Consuelo del Corazón de Jesús), María Fidelis Sponsa Crucifixi (María Fiel Esposa del Crucificado) y María Celeste Sacrarium (María Santuario Celeste).

Para una adecuada preparación interior realizamos un triduo al Sagrado Corazón de Jesús y el día previo a la toma de hábito toda la comunidad se consagró al Sagrado Corazón, mejor preparación no pudimos tener: Tener al Señor Jesús como centro de nuestras vidas para asemejar nuestro corazón al suyo, manso y humilde.

Y llegó el tan anhelado día, y llegó de manera serena, Nuestra Señora y su Inmaculado Corazón ensalzaban la ceremonia; nuestros familiares y amigos estaban todos expectantes ante tal suceso, porque como dijo el P. Alfredo Alos en el sermón, somos un signo del amor de Dios para el mundo, pues ¡Somos de Dios!, ¡Somos novias de Cristo! ¡Qué mayor devoción que querer imitarle!

Gracias a Dios por la inmensa gracia de llamarnos a servirlo en nuestro querido Instituto “Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará”. Nos confiamos a sus oraciones para poder responder a este llamamiento divino con santidad y fidelidad hasta el final.

En el Corazón de Jesús y de su Santa Madre,
Novicias de la Provincia “Nuestra Señora de Chapi”
Arequipa-Perú

Deja un comentario