Terribles son los acontecimientos en Irak de los últimos días. No son sorpresa sino la conclusión de lo que venía pasando antes.

En el post “La situación en Irak hoy” escrito el 22 de julio, les comentábamos que aunque Irak había desaparecido casi de los medios esto era simplemente porque otra guerra se había puesto “de moda”, pero que aquí nada se había solucionado.

islam1

Hoy, este país vuelve al tope de las noticias porque lo que se ha gestado llama ahora la atención.

Les hago un breve resumen de los principales acontecimientos de estos días:

–        Después de sangrientas batallas entre el así llamado “Estado Islámico” y las milicias kurdas, los terroristas se hicieron con el control de la represa de Mosul, la principal del país. Con esto, tienen ahora el poder de anegar ciudades enteras, o de controlar la llegada o no de agua a la misma ciudad de Bagdad.

–        Hace unos días el EI secuestró 150 familias. Mató a todos los varones y se quedaron con los niños y mujeres.

–        Decenas de miles de yasideos (es una religión antigua) al rechazar su conversión al Islam, debieron huir para escapar de la muerte y se refugiaron en el Monte Sinjar. Los yihadistas los tienen cercados y están sin agua y alimentos. Algunos hablan de 40.000 personas allí atrapadas. Decenas de niños ya han muerto por el calor y la sed.

–        El EI tomó la principal ciudad cristiana de Irak, Qaraqosh. Ayer ya se hablaba de 100.000 personas que huían y hoy se habla de 200.000. Muchos a pie bajo el calor del verano iraquí. Según testimonios, los terroristas ya han sacado las cruces de todas las iglesias.

–        Una población que atacó al EI está ahora rodeada por ellos sin que nadie pueda huir porque quieren hacer un escarmiento.

–        En el sur de Bagdad, a 20 kilómetros de la ciudad, en la zona de Youseidía, siguen los combates para tomar control de la ruta que lleva al sur.

Cuando el EI (en ese entonces ISIL) tomó Mosul, se calculaba que entre sus filas había 3.000 combatientes. Ahora se habla de 20.000.

Las milicias kurdas, que se mostraron al principio capaces de frenar su avance ya no dan esa seguridad. Qaraqosh fue tomada porque las milicias kurdas se replegaron para fortalecer su capital Arbil. Su capacidad de defender la región del Kurdistán está ahora en duda.

El gobierno central se ha decidido a dejar sus diferencias de lado y luchar a la par de estas milicias (como los kurdos aprovecharon  la debilidad del ejército ante el ataque de los yihadistas para tomar ciudades en disputa hasta ahora no se ponían de acuerdo para combatir juntos).

Con el control del agua y las batallas al sur de Bagdad, los del Estado Islámico parecen querer cercar Bagdad y esto sería el fin de lo que queda de este pobre país.

Es imperativo que la comunidad internacional haga algo ya para detener esta catástrofe humanitaria y para terminar con esta amenaza terrorista porque con su avance se están fortaleciendo, reclutando más hombres, tomando posesión de más armas y dinero. Es necesario que se corten las ayudas a este grupo terrorista ya. Es necesario que se impida que los países que lo sostienen (aunque de modo escondido) lo sigan haciendo y el mundo presione a estos países para que detengan el desastre que están provocando. Es necesario que los intereses que quieren un Irak dividido y débil sean detenidos. La vida de cientos de miles, e incluso millones de personas, está en juego. La vida de toda la comunidad cristiana de este país corre peligro, y con ello, el incremento del odio y del terrorismo. Es necesario que el mundo se dé cuenta que sin los cristianos toda la región se torna más peligrosa para el mundo entero.

P. Luis Montes, IVE

Misionero del Instituto del Verbo Encarnado en Irak

Deja un comentario