La Teología del Cuerpo es el título conjunto de una serie de 129 catequesis dadas por el Papa Juan Pablo II durante sus audiencias de los miércoles entre septiembre de 1979 y noviembre de 1984. Fueron las principales enseñanzas de su pontificado. Sus textos completos fueron más tarde compilados y publicados como una única obra: La Teología del Cuerpo: El Amor Humano en el Plan Divino o bien Varón y mujer. El punto de partida es la creación: el ser humano ha sido plasmado como hombre y mujer. A partir de esa reflexión se llega a una visión integral que permite una respuesta adecuada al problema del matrimonio y de la procreación. Por tanto, se trata de establecer lo que Juan Pablo II llama una “antropología integral” o mejor una teología del cuerpo.

teologiacuerpo

 

Como profesora de Formación Humana del Colegio Secundario Santa María de los Ángeles, presenté un proyecto sobre el tema de la Convivencia para este año a mis alumnos de 2º año de la secundaria (60). El proyecto fue aprobado y versaba sobre un taller de la Teología del Cuerpo para adolescentes. El capellán del Colegio, padre Cristián Gonzalvez (Vicario de la Parroquia Cristo Rey) me propuso hacerlo extensivo para todas las convivencias de la Secundaria. Propuesta que asumimos gustosamente, ya que nos proporcionaba el contacto con más de 400 jóvenes. Los frutos obtenidos son muy buenos y muchos alumnos se mostraron muy agradecidos, porque hasta el momento nadie les había hablado desde esa perspectiva sobre la sexualidad.

El día de la convivencia generalmente inicia a las 8:00 de la mañana. Nos dirigimos con un curso de los secundarios Santa María de los Ángeles y San Jorge, a otro convento, (de las hermanas San José de Cluny). Iniciamos la Jornada en la Capilla, donde el padre dirige la oración. Después de ello vamos a una sala donde introducimos la mañana con un juego didáctico. Se comienza con una breve introducción de la Teología del Cuerpo. Se explica que la base fundamental de esta temática es tratarse como personas y no como objetos. San Juan Pablo II introduce su libro “Amor y Responsabilidad” con un ejemplo muy elocuente que trata sobre dos formas de empresarios. El primer empresario es aquel que busca el fin de su empresa para provecho propio. En ella hay explotación de la persona y poco diálogo. El segundo empresario es aquel que sabe respetar a sus empleados, se interesa por su persona, y todo lo que conlleva, familia, cualificación, etc. Hay diálogo y se trabaja en equipo. El juego didáctico ronda sobre este tema, se dividen los jóvenes en 4 grupos. Se coloca un encargado, se explica la importancia de su rol y se eligen mutuamente entre ellos. Ellos se tienen que conocer y tratar de trabajar en equipo. El fin del juego es construir con un block de papeles, plasticola y tijera un “edificio” que se sostenga por sí solo, solo tienen 15 minutos. Es un juego de más ingenio que rapidez y cuentan con poco tiempo.

Al final del juego, en el cual se súper divierten y están concentrados en lograr el objetivo, se hace una reflexión. Por lo general, los chicos se olvidan de hacer una buena base. El padre Cristian, les explica la importancia también de poner una buena base para el matrimonio, que es el fin del noviazgo y que se debe comenzar desde ahora, porque de esta manera va a ser duradera y fuerte la relación.

Después del juego didáctico se les presenta un video conferencia a los jóvenes de 40 minutos: “Amor sin remordimiento”. Se trata del testimonio de Jason Evert y su mujer Cristallina. Ambos estudiaron la Teología del Cuerpo en la Universidad de Steubenville de EEUU. Testimonios muy fuertes y profundos que hacen reflexionar a nuestros jóvenes. La video conferencia concluye con los tres medios para conservar la Castidad: Confesión, Santa Misa y devoción a la Virgen María.

Después de un breve recreo pasamos a los plenarios donde nos juntamos los varones con el padre Cristian y las mujeres conmigo. Se hace la reflexión del video conferencia y se da lugar para preguntas. Muchas jóvenes me dijeron que esto les sirvió para cambiar de pensamiento sobre muchas cosas y otras muchas reconocieron sus errores. Esto último me impresionó mucho, es de felicitar su apertura y ganas de aprender.

Finalmente se concluye el día con el espacio deportivo: Fútbol, vóley y hockey. También es de destacar la cantidad de goles que hizo el padre Cristian, conquistando con ello la amistad de muchos jóvenes.

Damos gracias a Dios y a su Santísima Madre, por haber podido realizar este apostolado con abundantísimos frutos.

En Cristo y María,

Hna. Montfort

Misionera en la Plata, Argentina.

Deja un comentario