“Oh Cruz victoriosa, signo admirable, ayúdanos a alcanzar el triunfo eterno” (Liturgia de las horas)

El día 14 de Septiembre, desde Medio Oriente nos hemos unido a las Servidoras del mundo entero para celebrar con grandísima alegría la Solemnidad de la Exaltación de la Santa Cruz.

Ha sido un día del todo especial, pues en una misma fiesta hemos adorado el Sacrosanto Leño del cual pendió Nuestro Señor para redimirnos, y hemos cantado las misericordias de Dios, que no desatiende las súplicas de sus fieles que acuden confiados a su bondad. Esta fiesta ha sido también una acción de gracias a Dios, por intercesión de nuestro patrono San José, por la gracia de haber podido conseguir finalmente una casa propia, para nuestra provincia Nuestra Señora del Destierro (Egipto). En ella residirán nuestras obras de misericordia: el hogar de niñas y el hogar de discapacitadas.

mudanzas

Por muchos años, las comunidades de nuestra Provincia han ido movilizándose de un lado a otro, porque siempre dependíamos de casas que no eran propias. Desde hace un año las niñas del hogar rogaban con insistencia al Cielo la gracia de una casa propia, los padres del Verbo Encarnado las alojaban hasta tanto se consiguiera un lugar. En principio, sería por un mes… pero el mes se hizo dos meses, después tres, cuatro… un año, y aún así, ni las niñas ni nosotras dejamos de esperar en que Dios, que sabe bien lo que hace y cuándo lo debe hacer, haría el milagro. A fuerza de pedir, de rogar, de elevarle treintenas a nuestro Patrono, Dios se encargó de inflamar nuestra esperanza, la cual fue colmada con un regalo que no merecíamos, pero que Él nos quiso dar.

La casa llegó: se trata de un convento que pertenecía a las Hermanas Canosianas, las cuales hacían apostolado con cristianos sudaneses, y contaban con un gran convento y una escuela. De tal manera que ambos hogares podrán habitar tanto en lo que era el antiguo convento como la escuela y al mismo tiempo podrán recibir clases allí. Y no podemos dejar de mencionar la intercesión de la Bta. Madre Teresa de Calcuta: en momentos de mayor dificultad, en el largo proceso para conseguir esta casa, en que parecían cerrarse las posibilidades, le rogamos resolviera los problemas, y así fue. Además, para confirmarnos su apoyo, la Providencia quiso que propiamente el día de la fiesta de la Madre Teresa, el 5 de setiembre fuera el día de la entrega de las llaves.

Con mucho sacrificio se ha podido concretar la mudanza del Hogar de niñas desde Alejandría al Cairo, esperando que dentro de poco sea posible que el hogar de discapacitadas también pueda trasladarse.

La casa fue preparada, aseada, acomodada con gran esfuerzo de todos, las niñas, las aspirantes, las Servidoras y no faltaron manos voluntarias. Fueron muchos días de trabajo intenso que finalizaron con el festejo a nuestra Santa Cruz.

fiestas

Es por Aquel que pende de Ella que nosotros nos cansamos, nos desvivimos, nos sacrificamos día a día, pero es esa la fuente misteriosa y escondida de la Verdadera Alegría. Así que en medio de todos nuestros trabajos, hemos vivido una fiesta muy hermosa, en un clima muy familiar, sacrificándonos por Aquel que se sacrificó por nosotras, y alegrándonos de que por ese Sacrificio viniera la salud al mundo entero.

La Misa fue presidida por el Obispo, Monseñor Adel. En la misma se dio la inauguración de la casa y seguidamente su bendición. Rezó al Cielo por las comunidades que habitarían en ese lugar, para que sepan vivir la caridad, el amor fraterno, para que fuese una casa de Dios, donde Dios estuviera presente, pues donde hay caridad, allí está Dios.

Luego tuvo lugar el almuerzo festivo, y el fogón donde las hermanas presentaron cantos en diversos idiomas, y nuestras aspirantes presentaron un canto copto y un canto en “francés”.

Agradecemos a Dios, Nuestro Señor que nos colma de sus dones y le pedimos que nos siga bendiciendo con ellos, sobre todo con el más grande de sus dones, su Santa Cruz.

“Tu Cruz adoramos Señor, y tu santa resurrección alabamos y glorificamos; por el madero ha venido la alegría al mundo entero.”

 

Misioneras de la Provincia Nuestra Señora del Destierro

 

Deja un comentario