Queridos todos en el Verbo Encarnado:

Por pura Providencia Divina este año hemos podido inaugurar la nueva casa de nuestro querido Hogar de Niñas Especiales “San Camillo de Lellis”, ubicada al sur de la ciudad de Loja, en el barrio Carigan, rodeado de montañas, aire puro y muy acogedor.

Para este gran día invitamos a la madre María Luján, primera superiora de esta casa y actualmente misionera en España. Para gran edificación nuestra, nos contaba lo que fueron los inicios de esta obra, y cómo a pesar de algunas dificultades, todo se hizo con la inmensa alegría servir a Dios en los desamparados. Es admirable ver cómo la Providencia Divina cada día nos asiste, porque cuando las cosas se hacen por Dios, Él nunca se deja ganar en generosidad. Fue así como el Hogar fue creciendo, año tras año, marcando la vida de cada misionera y de cada niña que pasa por esta casa, años que Dios sabrá recompensar.

Luego de intensos preparativos y gracias a la ayuda de todas las hermanas de la Provincia, que durante tres días ayudaron a mudar la casa y a ultimar los detalles para la inauguración, finalmente llegó el gran día. Todo estaba listo, casa, invitados, niñas, hermanas, carpas, cosas de liturgia, todo. Para agradecer al Buen Dios, el bien recibido. La santa Misa fue presidida por el P. Jorge Montagna, Superior Provincial del Instituto del Verbo Encarnado, acompañado por el fundador de la congregación Discípulos del Espíritu Santo, el Padre Salvatore y algunos de sus religiosos, el P. Alfredo Díaz, IVE y el Padre Jaime, párroco de nuestro barrio

Nos acompañó el coro del Municipio, y el coro que formaron las hermanas de la Provincia para solemnizar la Eucaristía; contamos con la presencia de alrededor de 500 personas, la gran mayoría portadores de un granito de arena para este proyecto.

Terminada la Santa Misa, se procedió a la firma de las actas de inauguración, en las cuales la Madre Ascensión, Superiora Provincial, las Madres M. Ancilla y M. Luján, la M. Coronación (superiora actual del hogar), el Superior Provincial del IVE y los Arquitectos, fueron testigos de la gran Providencia Divina, testigos de los esfuerzos realizados para hacer que los “Otros Cristos” estén en un lugar confortable y adecuado a sus necesidades.

Luego se procedió a la bendición de las instalaciones, momento histórico y de gran alegría para todos aquellos que han visto crecer al Hogarcito.

El edificio cuenta con tres plantas: en el 1° piso nos recibe la imagen de San Camilo, allí se encuentran la secretaría, las aulas, el comedor y la cocina, en el 2° piso están la sala de juegos y las acogedoras habitaciones, mientras que en el 3° están la Capilla y la parte destinada a la comunidad de hermanas que atienden a las niñas.

Si bien el clima fue favorable, a pesar de que los días anteriores había estado lloviendo, sin embargo el frío se hizo sentir un poco, pero esto se solución muy sencillamente con un rico café y un suculento banquete de cosas dulces y saladas para amenizar la fiesta, todo lo conseguimos donado.

Las niñas presentaron una obrita musical que fue del todo conmovedora. Los presentes no pudieron contener las lágrimas al ver en cada niña (a pesar de su discapacidad) la felicidad dibujada en el rostro y sobre todo el reflejo del Amor de Dios, Dueño y Señor de la vida. Cuán errados están quienes quieren quitar la vida a los indefensos, sin saber valorar que cada persona es una bendición de Dios y más aún cuando se trata de un niño que requiere de nuestros cuidados por su debilidad.

Agradecemos infinitamente a Dios, que cada día nos muestra su providencia, a María Auxiliadora, que fue nuestro verdadero auxilio en los momentos difíciles y a San José, que jamás nos ha dejado sin su ayuda.

Agradecemos a todos los benefactores, a los familiares de nuestros religiosos, a los voluntarios y a todas las hermanas de la Provincia, que con sus oraciones y sacrificios nos ayudan a completar lo que falta a la Pasión de Cristo.

¡Y cómo no agradecer la intercesión de nuestro Santo Patrono, San Camilo de Lellis! Seguramente que desde el Cielo él velará e intercederá por todas las niñas y hermanas de este Hogar, que buscamos vivir con generosidad nuestra misión, teniendo la plena certeza de que es al mismo Cristo a quien servimos, sintiendo en nuestro interior su voz que nos dice: “Mirad que soy Yo”.

Nos encomendamos a sus oraciones para que esta obra bendecida por Dios, llegue a gran término.

En Cristo y Nuestra Señora Reina del Cisne.

Niñas y Hermanas del Hogar “San Camilo de Lellis”, Ecuador.

Deja un comentario