En esta crónica queremos compartir con todos ustedes el apostolado que por gracia de Dios hemos podido realizar durante este año aquí, en Lipa con las hermanas del Estudiantado de Filipinas.

Como algunos de ustedes saben, el seminario del IVE ‘Our Lady of Sheshan’, que desde el 2010 estaba localizado en el mismo barrio del estudiantado y noviciado de las Servidoras, pudo finalmente mudarse a su terreno y a su propio edificio en junio de 2014, o sea a principio del pasado año lectivo.  En colaboración con ellos, veníamos realizando desde hacía un buen tiempo y con mucho fruto, el apostolado del oratorio.  Coincidió con esta mudanza el que ya no nos permitieran en el barrio, que es  recinto privado, continuar realizando “actividades públicas”, razón por la que debió quedar suspendido. Fue esto un gran pesar no sólo para los tantos niños que cada sábado venían al seminario a disfrutar del oratorio con las hermanas y los seminaristas y a participar de la Santa Misa, sino también para nosotras: saber que había almas que esperaban nuestro cuidado, pudiendo hacerlo y tener que detenerse solo por falta de lugar y de permiso de algunos vecinos contrarios a nuestros ideales. No consideramos que esa fuese razón suficiente para impedir el apostolado.

Decidimos entonces buscar otro lugar para poder seguir con un oratorio, pero esta vez para jóvenes. Finalmente dimos con un colegio privado cercano a nuestra casa. Es un lugar hermoso, tiene mucho césped, cancha de futbol y espacio para jugar y hacer cosas y además están las aulas. Es bastante grande porque es primaria, secundaria y college. Sencillamente aparecimos, buscamos al dueño, nos presentamos y le planteamos nuestro plan: tener un oratorio los sábados con el objetivo de formar jóvenes católicos, y nuestro pedido: usar su escuela gratuitamente, claro. Con la misma sencillez y sin ninguna dilación nos dijo que sí. Y allí nos largamos a invitar y a empezar. Así fue que al principio juntamos unos poquitos jóvenes y empezamos con talleres de cocina china, guitarra, artes, órgano, drama, mucho deporte y juegos y sobre todo un buen catecismo, ya que, lamentablemente no contábamos con la gracia de tener la Santa Misa.

La verdad es que al principio costó que vinieran muchos jóvenes, tal vez porque no nos conocían, o porque están ocupados con la escuela, tal vez se aburrían ya que algunos venían y dejaban o tal vez hacía falta un poquito más de esfuerzo: había que mover más la tierra para que el brote prendiera, lo cierto es que los dos primeros meses costó levantar la moral del equipo misionero (compuesto por varias hermanas del estudiantado). Pero allí cuando el fervor apostólico fue puesto a prueba fue que, de pronto, un sábado, apareció la directora de la escuela y al vernos jugando con los chicos nos preguntó quiénes éramos y qué hacíamos, y en seguida, muy entusiasmada, nos dijo que justamente estaba buscando profesoras de religión para su escuela. Allí mismo, con aquella misma simplicidad, nos pidió que tomáramos las clases de religión de  todos los cursos: primaria y secundaria, ni más ni menos que 24 clases en total. A ese pedido se agregó luego el de predicar retiros para los estudiantes del College, luego para preparar a los niños para recibir la primera comunión y ahora recientemente, en cuaresma, nos pidió retiros para estudiantes, para los maestros y también para todos los empleados.

Acabamos de terminar el año lectivo, y felices podemos dar gracias a Dios. Esa repentina abundancia de apostolado realmente fue una gracia. No fue fácil poder cumplir con todo, ya que además de eso ya teníamos las clases de otras tres escuelas primarias, es decir 14 clases más. Eso sumado a la vida y clases normales de un estudiantado. Seis hermanas del estudiantado, más nosotras, las tres formadoras, más otras hermanas del noviciado y de la comunidad de la casa provincial fueron necesarias para cubrir todas esas horas de clases, pero valió la pena.

Valió la pena y vale toda la pena y esfuerzo la enseñanza del catecismo, como bien lo remarca el beato Obispo Don Manuel González: «La primera en necesidad e importancia de todas las obras sociales católicas es la enseñanza del catecismo, y no una enseñanza cualquiera, sino la que aspira a ocupar la memoria, el entendimiento y la voluntad. Habrá obras sociales muy útiles y muy necesarias y muy cristianas. Pero si no parten del catecismo como base, o tienden a él como a fin, si no traen el catecismo delante o detrás, en mis cortas luces te digo que nos exponemos a hacer aquello que decía san Pablo: a hablar al aire, o traducido libremente, a tocar el violón, ocupación que no es muy lucida que digamos»[1].

Valió la pena, sin duda, el bien que se pudo hacer en esas almas. Sin embargo, creo que mucho bien también recibieron con ello las hermanas en formación, para quienes este apostolado fue un aprendizaje valioso y efectivo. De repente en el estudiantado se desplegó un intenso trabajo de preparación de clases y charlas para niños y jóvenes de distintas edades, Quinet, power points, videos, etc., de todo hubo que echar mano.

Dios quiera que formen en ellas un fuerte y eficaz deseo de ayudar a todos a conocer y amar más a Nuestro Señor, la Virgen y todos los tesoros de nuestra religión. En todos lados vemos la gran falta de formación en la fe. Cuánta gente buena y con raíces cristianas, por falta de una buena formación catequética, de a poco va perdiendo la fe y hasta se aleja de la Iglesia: «Es necesario hablarles sobre todo y ante todo de Nuestro Señor, poniendo ante sus ojos las escenas evangélicas para hacerles conocer y amar al Divino Maestro,…darles su doctrina bajo forma pedagógica»[2]. Es muy importante que las hermanas se formen como buenas catequistas ya que, seguramente, este será uno de sus apostolados principales y como dice Manuel González: «Catecismo y catequista son sinónimos de salvación y gracia».

Practicando para recibir a Jesús Sacramentado por 1ra vez.
Practicando para recibir a Jesús Sacramentado por 1ra vez.
Unos 90 niños recibieron la 1ra Comunión.
Unos 90 niños recibieron la 1ra Comunión.

Cierto que en primer lugar están los sacramentos, sin embargo ninguna acción apostólica que a ellos conduce debe ser subestimada: una buena clase, una charla a los jóvenes, una clase de catecismo a los niños, las buenas tardes en el oratorio. Todos son pequeñas semillas que se van sembrando en las almas, granos pequeños, como de mostaza, el grano más pequeño, si, así es el reino de Dios… “el Reino de los Cielos… ¿con que podré compararlo? Es semejante a un grano de mostaza que un hombre tomó y fue a sembrar en su huerta; creció y vino a ser un árbol, y los pájaros del cielo llegaron a anidar en sus ramas” (Lc 13,18-19).

¿Y con el oratorio finalmente que pasó? El oratorio también fue creciendo de a poquito y a fin de año oscilaba entre 50 y 60 chicos por sábado. Terminamos el año con una hermosa peregrinación a la Virgen ‘Mary Mediatrix of all Graces’, donde tuvimos la Santa Misa y la mayoría se confesó con el P. Diego.

Gracias Señor por todas las semillas de tu gracia que pudieron esparcirse en tantas almas durante este año, concédenos ser siempre instrumentos de tu misericordia.

Maria de la Resurrección
Misionera en Asia.

Cuarto grado
Cuarto grado
Séptimo grado
Séptimo grado

servants of the lord and the virgin of matara (SSVM - IVE)  - lipa 05 servants of the lord and the virgin of matara (SSVM - IVE)  - lipa 06servants of the lord and the virgin of matara (SSVM - IVE)  - lipa 07 servants of the lord and the virgin of matara (SSVM - IVE)  - lipa 08

Se predicaron 3 retiros para estudiantes de College –60 estudiantes  cada uno– y uno para 6to grado –84 chicos– con la preciosa ayuda de los padres Diego I. y Javier R.  (IVE) que dieron charlas, celebraron la S. Misa y confesaron a casi todos.

servants of the lord and the virgin of matara (SSVM - IVE)  - lipa 09

Enseñando a rezar el Rosario
Enseñando a rezar el Rosario

servants of the lord and the virgin of matara (SSVM - IVE)  - lipa 11

Sábados de oratorio
Sábados de oratorio

 

servants of the lord and the virgin of matara (SSVM - IVE)  - lipa 12 servants of the lord and the virgin of matara (SSVM - IVE)  - lipa 13 servants of the lord and the virgin of matara (SSVM - IVE)  - lipa 15servants of the lord and the virgin of matara (SSVM - IVE)  - lipa 16« ¡Conocer y dar a conocer a Jesús! ¡Conocerlo y darlo a conocer todo lo más que se pueda! He aquí la suprema aspiración de mi fe de cristiano y de mi celo de sacerdote, y la que quisiera que fuera la única aspiración de mi vida.»[3]


[1]
Lo que puede un cura hoy, Don Manuel González OO.CC. II, nn. 1.687-1.688.

[2] Don Manuel González  OO.CC. PPP. pág. 150

[3] Así ama Él: OO.CC. I, n. 234.

Deja un comentario