Por medio de esta crónica queremos agradecerles, de parte del Seminario Menor San José Sánchez del Rio, sus oraciones por los frutos de esta actividad que se llevó a cabo desde el jueves 26 hasta el domingo 29 de abril; cuatro días en los cuales trece jovencitos, la mayoría entre séptimo y noveno grado, vinieron a nuestro Seminario Menor.

El “Open house” es una actividad en la cual se abren las puertas del Seminario Menor para aquellos jóvenes que están interesados en discernir o comenzar su formación dirigida a la vocación sacerdotal y religiosa, para así poder ser ayudados en su discernimiento. Con este fin, durante estos días, los jóvenes pudieron experimentar la vida que llevan los seminaristas menores, siguiendo el horario, que comienza con la Santa Misa y continúa con estudio, deporte, trabajo, oración y recreación. También pudieron conocer un poco la disciplina y las actividades en la que los menores participan. Así tuvieron la oportunidad de estar en un concierto preparado por la orquesta de la Parroquia San Pedro y San Pablo, de la cual varios de los Menores forman parte y este día estuvieron presentando sus talentos. También tuvieron la oportunidad de participar en una pequeña obra de teatro sobre El martirio del Beato Rolando Rivi co-patrono de nuestro Seminario Menor, la cual fue compuesta por uno de los menores para esta ocasión.

En esta oportunidad, los jóvenes también tuvieron la posibilidad de preguntar, conversar y consultar sobre el llamado de Dios, sobre su vocación y como responder a tal llamado.

Por último, les quería recordar las palabras del Papa Magno, San Juan Pablo II, a los jóvenes: “De vosotros depende el futuro, de vosotros depende el final de este milenio y el comienzo del nuevo. No permanezcáis pues pasivos; asumid vuestras responsabilidades en todos los campos abiertos a vosotros en nuestro mundo[1]”. En el contraste de estas palabras está la dificultad en la cual vivimos en estos tiempos, tiempos donde a los jóvenes se les hace difícil el “asumir”, por eso, el llamado también es para nosotros, que pidamos, que recemos por las vocaciones; pues por eso les pedimos, que recen por la perseverancia de nuestros seminaristas y por el aumento de vocaciones a nuestra Familia Religiosa.

Willian Valle, IVE

 

[1] Carta a los jóvenes con ocasión del Año internacional de la juventud.

Deja un comentario