cruzQuerida Familia Religiosa quisiera compartir con ustedes unas líneas sobre nuestra experiencia en estos días en la Franja de Gaza.

Alguien podría preguntarse qué se siente estar en una situación como la nuestra. Las respuestas podrían ser múltiples, pero pienso que la mejor respuesta que podría describir esta situación es la de San Pablo en su carta a los Romanos “Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien”.  Algunos se preguntarán: ¿Cómo una guerra puede servir y cooperar para el bien? Aunque humanamente no veamos las razones, creo que de muchos modos.

Primero enseñándonos que en el amor de Dios y en la confianza a su Divina Providencia encontramos la verdadera paz. Que aunque fuera de nosotros existan tormentas torrenciales, nada puede compararse con la paz de un alma que tiene a Dios dentro de sí, que lo recibe cada día en la Sagrada Comunión.

Segundo nos enseña que somos parte del Cuerpo Místico de Cristo y así como ha sufrido la Cabeza, así también nosotros, sus miembros, debemos sufrir; y que si ahora sufrimos con Él, también reinaremos con Él un día. Somos una sola cosa con Él y por tanto nuestras alegrías redundan en todo su Cuerpo Místico, que es la Iglesia. Los católicos de todo el mundo y nuestros queridos hermanos de Gaza hacen parte de este Cuerpo Místico de Cristo y es por eso que nos alegramos con sus alegrías, y nos entristecemos con sus dolores, cuando sabemos que sufren la soledad, el miedo, la incertidumbre etc.

Tercero nos enseña que nuestros sufrimientos no son nada en comparación con los sufrimientos de los demás. Cómo comparar mis sufrimientos con la pérdida de toda una familia, con la pérdida de una casa, etc. Aprendemos así a no considerar como vigas las pajas, como llagas las picaduras, como elefantes los ratones y a no perder de vista la existencia del bosque por ver el árbol.

En fin todo esto nos enseña que somos hijos de Dios y que Él, como buen Padre, nunca nos abandona.

Nos encomendamos a sus oraciones.

 

Hermana Maria Laudis Gloriae

Misionera en la Franja de Gaza

Deja un comentario