Inicio Crónicas Retiros en las aldeas

Retiros en las aldeas

0
Retiros en las aldeas
Por: P. Diego Cano, IVE

 

Mazirayo, parroquia de Kangeme, Kahama, Tanzania, 16 de mayo de 2020

No quiero comenzar siempre con la misma reflexión, pero de verdad que se impone… ¡qué rápido que pasa el tiempo! Tal vez en la misión pasa más rápido que en otros lados, porque siempre hay mucho para hacer, y cuando se mira hacia atrás, ya han pasado semanas y semanas. Me quedaron guardadas sin compartirles a ustedes, las fotos de los retiros de cuaresma, hermosos videos, y momentos muy profundos. Lo hago ahora, casi llegando al final de la pascua. Es increíble que ya haya pasado todo este tiempo.

Es nuestra costumbre, y ya este es nuestro cuarto año, que hacemos retiros de cuaresma. Estos retiros de un día son un momento apostólico fuerte. Los hacemos en los cinco centros que tenemos, y en cada centro reunimos a las aldeas cercanas. El motivo es que no podemos llegar a todas las aldeas en el tiempo de cuaresma, para darles oportunidad a todos de que se alleguen al sacramento de la confesión, y puedan preparar su espíritu con un día de más oración y sacrificio. Tenemos 43 aldeas, y aunque fuéramos a una aldea por
día, lo cual es imposible físicamente, no llegaríamos a todas. Digo imposible en 40 días ir a 43 aldeas, y además contando que en los días de la semana también hay muchas actividades, misas de los domingos, actividades de la diócesis y de la congregación, días de descanso, etc. En fin, que si bien tratamos de ir a celebrar misa en muchas, para darles más oportunidades a los de las aldeas menos visitadas, los juntamos un día en su centro más cercano.

El retiro es organizado con actividades para los distintos grupos: adultos, jóvenes y niños. El retiro de niños es como estamos acostumbrados a realizarlo en nuestra Familia Religiosa, con catecismo, oración y juegos. Para los jóvenes y adultos preparamos charlas por separado. Pero el resto de las actividades son en común, como la adoración, misa, confesiones, y vía crucis. Suelen ser días muy intensos, porque los sacerdotes nos sentamos a confesar todo el día, hasta que se terminan los penitentes. Mientras los seminaristas y las hermanas dan las charlas y se encargan de cada grupo. Las charlas este año fueron en base al catecismo de la Iglesia Católica, dando la doctrina sobre el pecado, distinciones, gravedad, etc.

Generalmente se come una comida muy sencilla al mediodía, casi al finalizar las actividades, y se hace sacrificado seguir con las actividades en el momento de más calor al mediodía, pero todos lo toman con muy buen espíritu religioso, de penitencia y sacrificio.

Las fotos que les envío son por demás elocuentes, ver a la gente rezando el vía crucis, multitudes haciendo esto, luego de misa y adoración. Realmente nos hacen acordar lo que nos han enseñado en pastoral en nuestras casas de formación de aquellas misiones y actos penitenciales que se realizaban antiguamente. Uno de los frutos que también cosechamos en estos retiros es ver el estado espiritual de cada uno de los cinco centros, es un termómetro del estado espiritual. Hay centros en que participan mucha gente y en otros menos. Nos llamó la atención que en los centros más lejanos y con menos cantidad de gente, participaron muchas más personas que en los centros más poblados… y eso nos lleva a ver que hay que intensificar el trabajo, y fortalecer los lados débiles.

Hicimos retiros en Ibelansuha, Kangeme, Nyasa, Ilomelo, y Mazirayo. Con mucho fruto como cada año, y cada año con mayor participación. Oportunidad de formarse un poco más, rezar, hacer adoración, rezar el rosario, confesarse, hablar con los padres y hermanas, comer en familia, recordar el amor de Cristo en su Pasión, y prepararse para vivir la Semana Santa fructuosamente.

Dios los bendiga a todos.

¡Firmes en la brecha!

P. Diego Cano, IVE