“Peregrinación de nuestros monaguillos al Santuario de Ars”

En el 2006 el papa Benedicto dirigía unas palabras reconfortantes a todos los monaguillos del mundo:

“A vosotros, queridos monaguillos, quiero ofreceros un mensaje que os acompañe en vuestra vida y en vuestro servicio a la Iglesia… ¡sed siempre amigos y apóstoles de Jesucristo!”[1]

Es en esto donde radica la importancia del grupo de monaguillos en nuestras parroquias, en que los niños a través del servicio de la Misa aprendan a amar a Jesucristo Eucaristía y de esta manera intensificar su amistad con El.  De hecho el vínculo de amistad con Jesus tiene su fuente y su cumbre en la eucaristía.

01

Ser amigos de Jesus, he aquí nuestra finalidad. Es por este motivo que organizamos una peregrinación a Ars, para que nuestros monaguillos  vieran en carne propia al gran enamorado de la Eucaristía  e intimo amigo de Jesus ¡El Santo cura de Ars!

Fue una jornada bastante amena, participamos a la Misa del peregrino a las 11:00 a.m junto a las reliquias de San Juan Maria Vianney, pasamos un momento largo de rodillas delante de sus reliquias pidiendo por todos los monaguillos de todo el mundo, fue un momento muy intenso, pues estos niños cuando rezan lo hacen con muchas ganas y esta vez estaban muy entusiasmados de estar delante del Santo cura de Ars. En un momento de la oración les invité a rezar por todos los sacerdotes del mundo, a lo cual asintieron con gusto.

monguillos2

Después de la mística vino la mástica, así que nos fuimos a un prado cercano para poder comer juntos, jugar y descansar.

Inmediatamente después nos fuimos rezando el rosario hasta el famoso lugar del Encuentro, donde dice la tradición que el Santo cura encontró un pequeño pastor a quien pidió que le indicase el camino a Ars. Se sabe que el nuevo párroco había dicho al pequeño: “Tu me mostraste el camino de Ars: yo te mostrare el camino al cielo.” Un pequeño monumento de bronce a la entrada de la aldea recuerda ese encuentro”.

04

Terminamos esta peregrinación visitando la casa parroquial del cura de Ars y haciendo un pequeño juego interactivo para conocer más la persona de este gran santo.

Fue realmente muy fructífero el poder realizar esta pequeña peregrinación con nuestros monaguillos, que ayudó sobre todo a que estos pequeños pudieran profundizar mucho más en el conocimiento de Jesucristo.

Pidamos que todos los monaguillos de nuestras parroquias puedan profundizar y cultivar esta amistad con Jesus, que sepan descubrir solo en El al autentico amigo para toda la vida.

Nos encomendamos a vuestras oraciones por nuestra misión en Francia.

P. Anthony del Castillo, IVE

Misionero del Instituto del Verbo Encarnado en Lyon – Francia.

 

_____________________

[1]BENEDICTO XVI, Audiencia general del 2 de agosto 2006

1 Comentario

Deja un comentario