Queridos todos:

Queremos hacerlos partícipes de la misión en la que estamos trabajando por éstos tiempos.

Vivimos en el campo, pertenecemos a la diócesis de Bahía Blanca, a 780 km de San Rafael y 680 km de Capital Federal.

Trabajamos junto a nuestro párroco (redentorista), quien atiende él solo nuestra extensa parroquia de 5 pueblos.

Ermita del Beato Juan Pablo II presente en uno de los centros catequéticos nuestra parroquia.
Ermita del Beato Juan Pablo II presente en uno de los centros catequéticos nuestra parroquia.

Estamos trabajando en Catequesis familiar, nos toca reunirnos semanalmente con los papás, este año fueron 6 los niños que comulgaron por primera vez. A las reuniones que tuvimos durante el año, lamentablemente solo asistieron las madres. Nos sirve (con dolor) para unirnos mas a nuestra familia religiosa en la Gracia Santificante, caminando firmes y seguros a pesar de las indiferencias que en “el mundo” nos rodean.

Los días jueves tenemos una hora de Adoración al Santísimo pidiendo por vocaciones sacerdotales y religiosas; somos hasta ahora 10 adultos.

Los viernes catequesis.

Y los sábados reunión de liturgia preparándonos para la Misa de domingo, abierta a toda la comunidad, aunque son pocos los que asisten.

De cualquier manera seguimos viendo de hacer más para que los grupos no se dispersen. Para eso estamos buscando ideas y material.

Por éstos días, sumando todos los pueblos, han recibido 62 niños la Primera Comunión y 99 jóvenes la Confirmación. Es notable como desaparecen una vez recibidos los sacramentos; ello nos obliga como Familia Religiosa que somos a “estrechar filas” muy junto “al Santísimo”.

Nos sirve y alienta el sabernos trabajando en los 5 continentes, el haber probado y seguir probando cada día, en cada rincón de las casas y lugares de nuestros misioneros, el ciento por uno que Dios derrama abundantemente en apretadas y rebosantes medidas.

Nos sirve y alienta tener al beato Juan pablo II comandando desde el Cielo nuestra misión, resonando muy adentro sus palabras “no tengáis miedo”…

Nos sirve estar muy unidos a los que sufren dolencias y enfermedades físicas y espirituales  y  acuden confiados al pedido de oraciones cada día.

Somos conscientes que como “hermanos mayores” nos toca sufrir muchas veces incomprensiones, olvidos, esperas. ¡Sin dudas!!… es muy bueno y nos ayuda a ser perseverantes. Nos decíamos con Teresa: “¡¡ ¿Qué hermano mayor de una numerosa familia no aprende a renunciar al tiempo de sus padres tantas veces por atender estos a los más chicos o enfermos ?!!”.

Sepan los sacerdotes y servidoras que trabajan por el Reino de Dios en tan diversos, lejanos y cercanos lugares, que nos hace mucho bien leer sus crónicas, ya que son ejemplo y motor en nuestras vidas, que lejos de quedarse quieta y pasiva, se pregunta cada día que podemos hacer por el Único y Verdadero Bien de los más próximos a nosotros.

Un gran abrazo en Nuestra Virgen de los Dolores y su Divino Hijo.

¡¡ Santo Adviento!!.

Emilio S. y Teresa M. Hemmingsen

Tercera Orden del IVE en Argentina

Email: hemmingsen@darregueira.com.ar

_____________

Nota de MisionesIVE: Teresa y Emilio son padres de 5 religiosas de las Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará que se encuentran misionando en: Islandia, Holanda, Luxemburgo (2), e Italia,

Deja un comentario