Querida familia religiosa:

Como el fin específico de nuestro Instituto es la evangelización de la Cultura, es de gran importancia realizar una evangelización que penetre profundamente las culturas de los hombres y de los pueblos.

Nuestros niños del colegio en el cual misionamos en Bera, Navarra, forman parte de la cultura “vasca”, construida alrededor de la lengua “ Euskera ”. Son los más pequeños de la vida y de la actividad de un grupo humano, de personas que están formadas, en gran medida, por la cultura en la que viven.

vasco

En septiembre, el primer día de clases sucedió algo llamativo, fuera de lo común, los profesores recibieron a los niños vestidos de “caseros,” con la vestimenta típica vasca.

Es así, que comenzamos las clases con quince días de actividades especiales, para profundizar más en la cultura en la que nos toca vivir.

La palabra cultura deriva del verbo latino colo (colo, colis, colere), que significa cultivar. De este modo se designa etimológicamente con cultura a la esencia y al arte de cultivar el campo, que implica un proceso o actividad dirigida a alcanzar mejores frutos a partir de la naturaleza.

Una de las actividades fue visitar la casa de la cultura donde pudimos ver carros antiguos, herramientas de trabajo, etc. Para luego poder ir a una huerta donde vimos su empleo y los frutos de los cultivos de estas tierras.

vaso5

“Es propio de la persona llegar a la verdadera y plena humanidad por medio de la cultura, es decir por el cultivo de los bienes y valores de la naturaleza”. Cf. GS, 53-61.

Para evangelizar la cultura es imprescindible conocer suficientemente la cultura actual en sus grandes líneas de pensamiento y orientaciones, esto nos llevará a conocer mejor sus aspectos positivos y negativos, ya que el hombre por su inteligencia y trabajo ha provocado cambios profundos, tanto en el dominio de la ciencia y de la técnica como en la vida social y cultural. Por lo tanto, con motivo de los cien años del nacimiento del antropólogo, lingüista, etnógrafo y ensayista Julio Caro Baroja, visitamos su casa en Bera “Itzea”, donde realizó gran parte de sus obras y donde ésta tierra fue objeto de su estudio.

ssvm

Es de gran urgencia hoy en día, la tarea de trabajar sobre los puntos de inflexión de la cultura, la familia, la educación, en nuestra misión, la escolar, siendo la escuela donde se “crea” gran parte de la cultura y es nuestra responsabilidad el poder transmitirla de una manera profunda. La evangelización, además tiene que ser íntegra, en donde hay que evangelizar todo, incluso la música.

En esos días los niños aprendieron los bailes folklóricos del lugar, “Zahagi dantza” (danza de los odres), “Makil dantza” (danza de los palos) y “Ipurdi dantza.”

vasco4

La inculturación es un deber que debe implicar a todos, incluso a los laicos, compartimos una mañana en el colegio con un abuelo, que nos transmitió las sanas tradiciones que tenían de niños y los juegos que se jugaban en los caseríos.

vasco3

Otra mañana una “amatxi” (abuela) enseñó a cocinar los famosos “talos”, tortas de harina de maíz que nunca faltaban en los caseríos de antes.

vasco2

El hombre es esencialmente un ser religioso, por lo cual la dimensión trascendente debe constituir el corazón de la cultura. Y es así que terminamos estos días de actividades en nuestra parroquia “San Esteban,” donde se les explicó a los niños, lo importante que es para nuestro pueblo, la preparación y participación de la fiesta del Corpus Christi.

vasco1

Luego de ver la vestimenta, la custodia, el palio y de subir al coro donde se tocó el órgano de tubos del siglo XVII y se les explicó sobre la música religiosa, los mayores nos enseñaron hacer los “churros” con flores, con que se decoran todas las calles para la fiesta.

Debemos hacer que la fe se haga cultura, que se encarne en la vida de las personas, como está escrito en nuestro Directorio: “ninguna actividad humana es extraña al Evangelio.” (DE 27) Es el gran desafío que tenemos en la actualidad, la de prolongar la Encarnación en todo hombre, en todo el hombre y en todas las manifestaciones del hombre.

En Cristo y María

Madre Meryem Ana (SSVM – España)

Deja un comentario