Al Campamento lo realizamos en Santiago de Chiquitos, una serranía muy linda y con unos paisajes espectaculares. El lugar es muy conocido por el Arco de Santiago y por las cuevas de san Miserato y de San Miserandino. Acampamos al lado de la Iglesia de Santiago, ya que es difícil acampar en la selva de la Chiquitania.

Tuvimos la gracia de celebrar todos estos días en la Iglesia que conserva vestigios Jesuíticos. Santiago y Santo Corazón fueron los últimos pueblos que fundaron los Misioneros Jesuitas en la selva Boliviana. Realmente admirable el trabajo incansable de los Misioneros que se conserva a través del tiempo. Se dice  que los Jesuitas tuvieron gran éxito con los Indios “porque se los trataba bien y se les elevaba la autoestima” todo esto con miras a salvar sus almas.

En el Rio llamado Aguas Calientes, se dice que es el Rio termal más largo de Latinoamérica.

Quiero destacar algunas anécdotas:

1-En una de las salidas nos agarra la lluvia estando arriba en el cerro, le digo a los más rezagados que tenemos que regresar pronto por cómo estaba el tiempo y uno de los más chiquitos me dice: “en la lluvia se hacen los hombres”… me lo decía un niño que era la primera vez que salía solo de su casa y que proviene de una familia que por su amor lo cuidan demasiado.

2-Una Madre me decía “yo no sé si le ha hecho bien, pero ahora sabe el Catecismo y los 10 Mandamientos” (por el concurso de catecismo que se hizo).

3- A un Niño le explique lo del Escapulario y después viene otro  y le pregunta: “¿qué es lo que lleva puesto el Padre?”. A lo que le responde: “con eso se va al Cielo”.

Como siempre los Campamentos hacen un bien enorme y uno de los frutos fue que ¡se confesaron  todos!

Como decía Don Bosco “Que canten, que griten pero que no ofendan a Dios”.

¡Muchísimas gracias!

P Ariel –  San Jose de Chiquitos-Bolivia

Mas fotos AQUI

Deja un comentario