Campamento del Estudiante – Argentina

estudiante121 de Septiembre de 2013 – 6:00 am. Los golpes en la puerta me despertaron agitadamente —¡Padre, padre! — ¿qué pasa? —respondí intrigado— ¡Está nevando…! ¡Está nevando! Era de no creer. Con una intensa nevada nos recibió la primavera; nada de sol ni bonitas flores: blanco, todo blanco… «¡No tengan miedo de ir contra corriente!» era el lema del Papa Francisco que inspiró este Campamento del Estudiante y solo en este contexto se puede entender lo que vamos a relatar.

Contra corriente I: a divertirse sanamente

Llegaron desde distintos puntos: Centenares de chicos viajaron de San Rafael, dos micros gigantes se estacionaron con gente de San Luis, Buenos Aires y Mendoza también se hicieron notar. ¿Estamos todos? Ya sobre el final del medio día del jueves arribaron de Chile y de nuestra querida Santiago del Estero. Se formaron cuatro equipos y durante la tarde la plaza de armas lucía los cuatro dignos estandartes. Mucho griterío alentador. ¡A jugar! Un Roba-queso gigante inauguró las competencias que continuaron durante todo el viernes. Fue un día a pleno para el deporte.

estudiantes

El grupo actoral San Felipe Neri, presentó un nuevo éxito: 0800-7: El Agente del caos. Nadie olvidará aquel misil lanzado desde un changuito de supermercado y que destroza toda una góndola.

Las presentaciones de la montaña anticipaban un sábado de “altas cumbres”. Había mucho entusiasmo pero hubo un detalle que no se tenía presente y nos dejó helados: ¡la nieve!

Nada de salidas y entonces… ¡¿qué hacemos?! Afuera caía nieve generosamente. No se podía estar. —Dividite el grupo en dos. Que los menores de 15 vayan al cine del Regimiento y allí les pasamos una película. —¿Y los otros 300? —Vamos a hacer juegos en el comedor. La mañana nos quedó finalmente corta.

estudiante5

Durante la tarde y luego de un remake excelente de la inmortal «Viborita», (“¡Nunca te cansás de verla!”) se aprovecharon los primeros rayos del sol para trasladar las competencias a la nieve. Cuatro gigantes muñecos se levantaron sobre el campo de juego. El ingenio y el arte se pusieron a prueba. Cada equipo tuvo el suyo. La guerra de nieve fue inminente. Ni la ONU la hubiera podido parar. Estrategias, pactos, traiciones… Todo cerró con la clásica foto grupal.

estudiante6El marco no puede ser mejor. Los jóvenes se divierten alegremente mientras la cordillera de fondo ostenta cumbres que tocan el cielo. Esto nos recuerda la grandeza de la juventud.

Contra corriente II: jóvenes al servicio

Hay que destacarlo. Más de 50 jóvenes universitarios se acercaron a dar una mano con la ciclópea organización. Se pregunta el apóstol Santiago: “¿De qué servirá, hermanos míos, el que uno diga tener fe, si no tiene obras?” La caridad a gran escala se logra cuando se ejercita socialmente. En este sentido el voluntariado, es escuela de virtud y la más completa porque no se trata únicamente de la virtud individual, sino también social.

estudiante3

Los voluntarios en el Campamento del Estudiante tienen cada vez un protagonismo mayor. Su ayuda es importantísima y su testimonio es alentador. Basta pensar que no es fácil organizar una actividad para 800 personas que convergen desde distintos puntos del país. Las labores se reparten enseguida: cocina, servicio, organización para las competencias, inscripciones (incluso este año contamos con un Programa para el registro de personas, hecha por un joven voluntario), enfermería… si bien la actividad de montaña se tuvo que suspender por la nieve, estuvo planificada por los jóvenes del Club Andino Frassati.

Contra corriente III: los jóvenes y Jesucristo

Aunque vuestros pecados fueren rojos como el carmesí, quedarán más blancos que la nieve (Is. 1,18). El Papa Francisco denuncia que vivimos en una cultura del descarte, de la exclusión. Se excluyen personas… pero lo más grave, lo más trágico, vivimos en una cultura donde se pretende excluir a Jesucristo. Por eso las ceremonias litúrgicas en el Campamento merecen un párrafo aparte.

estudiante2

Tanto la capilla con el Santísimo expuesto para adoración, como las procesiones alrededor de la plaza de armas durante las tardecitas, y la Santa Misa, nos señalan que Jesucristo no solo es parte de nuestra vida, sino que debe ser nuestra vida misma. ¿Calculamos nosotros qué peso tiene tantas y tantas confesiones y comuniones bien hechas durante estos días? El Beato Manuel González denuncia tristemente cuántos sagrarios abandonados hay en el mundo… ¿existe en este planeta una balanza capaz de pesar el valor de tantas visitas y turnos de adoración al Santísimo como se hicieron? El p. Daniel Cima, rector del Seminario, en la Santa Misa de clausura comentó que una de las grandes mentiras que el demonio tiende al joven es hacerle creer que una vida santa equivale a una vida melancólica y triste… ¡que se alcen las voces de los jóvenes del Campamento del Estudiante 2013 para desmentir esto!

Contra corriente IV: para eso estamos

estudiante7El Beato Juan Pablo II exhortaba: “No es éste el momento para indecisiones, o faltas de compromiso. Es la hora de los audaces, de los que aspiran a vivir en plenitud el Evangelio y de los que quieren realizarlo en el mundo actual…” Es hora de navegar mar adentro e ir a contra corriente. “El que quiere salvarse tiene que arriesgarse. No hay riesgo cuando no hay temor, incertidumbre, ansiedad y miedo. En esto consiste la nobleza de la fe, porque supone la grandeza de un corazón que se arriesga”.

¿Qué nos impulsa? Un gran amor. Solo un grande y verdadero amor nos mantiene constantes. Es el único motor que no se detiene ante cualquier marea.

estudiante4

Mirándolo a Jesucristo desangrado en la Cruz, enamorado de vos: ¿Podés pensar que toda esta corriente que nos arrastra es más fuerte y más devoradora que el amor de un Dios crucificado? ¿Podemos entonces, nosotros, desanimarnos ante el actual panorama y pensar que “no se puede”? ¿A no seguir nadando contracorriente cuando Jesús rompió a la misma muerte?

P. Martín Juillerat, IVE

Deja un comentario