Querida Familia Religiosa:

Gracias a Dios y al esfuerzo y colaboración generosa de nuestros fieles, el domingo 14 de diciembre, la gran solemnidad de Navidad fue celebrada en nuestras parroquias con la representación del Pesebre Viviente.

Es una muy buena ocasión para las familias el re-descubrir, y en otros casos, descubrir y profundizar el verdadero sentido de la Navidad: “le mystère de Dieu parmi nous” 1, el misterio de Dios con nosotros.

Instituto del Verbo Encarnado - Navidad

Es conmovedor ver cómo un acto tan sencillo puede llegar a tocar los corazones de los niños y de los adultos. Una niña de tres años no dejaba de preguntar a su mamá cada día cómo se llamaba el ‘bebito’ del pesebre, no le llamó la atención ni las marionetas, ni los cantos, ni la escenografía, lo que la había marcado fue el ‘bebito’ del pesebre; con su insistencia ‘obligó’  a su mamá a investigar más sobre Jesús, porque su nombre no le bastaba.

Una abuela de la diócesis vecina nos había contactado para reservar tres asientos para el espectáculo, quería traer a sus nietos que nunca habían visto un Pesebre Viviente.

¡Cuánto bien se puede hacer con tan poco! Y estos son tan solo los ‘ecos’ de los frutos que no hemos visto…

Instituto del Verbo Encarnado - Navidad 02

Hay otro tanto que decir acerca de los preparativos previos a la fiesta, y respecto a esto agradecemos enormemente la ayuda de los parroquianos, que cada año explotan su ingenio y talentos culinarios y artísticos para colaborar con la causa y hacer de ésta una verdadera fiesta que se vive con gran alegría y en ambiente familiar.

Instituto del Verbo Encarnado - Navidad 03

Esa tarde nos unía el festejo de la Navidad: ¡es curiosa la vitalidad y la fuerza atrayente de este “niño envuelto en pañales”1! “Esta ‘señal’ es precisamente la humildad de Dios llevada hasta el extremo; es el amor con el que, aquella noche, asumió nuestra fragilidad, nuestros sufrimientos, nuestras angustias, nuestros anhelos y nuestras limitaciones. Es el mensaje de la ternura de Dios: Dios que nos mira con ojos llenos de afecto, que acepta nuestra miseria, Dios enamorado de nuestra pequeñez.”2

Este mensaje sigue siendo tan actual en nuestros días como en aquella noche, cuando fue comunicado a los pastores que van a Adorarlo… y se sigue manifestando a la gente sencilla, dispuesta a acoger el don de Dios.

Misioneros de la Familia Religiosa en Lyon-Francia

Deja un comentario