“Pablo y Bernabé enviados por el Espíritu Santo, bajaron a Seleucia y de allí navegaron a Chipre. Al llegar a Salamina, proclamaban la palabra de Dios en las sinagogas de los judíos. Juan (Marcos) fue con ellos como su ayudante.” (Hechos de los Apóstoles 13,4-5)

A medida que el Año de la Fe llega a su fin, la parroquia organizó una tercera peregrinación “tras las huellas de San Pablo”, después de Panagia Trooditissa y Kalopanagiotis en mayo, y San Lázaro en Larnaca y San Heracleidios en Tamassos el pasado mes de junio: la tumba del Apóstol Bernabé en Salamina.

 gente

El domingo 3 de noviembre dos autobuses llenos de peregrinos (90) salieron a un día de comunión, oración y alegría.

Salamina , el primer sitio visitado, se encuentra en la costa nororiental de Chipre, actualmente bajo la ocupación turca . Fundada alrededor del año 1100 aC por el griego Teucer de la isla de Salamina, cerca de Atenas, rápidamente se convirtió en próspera debido a las ricas minas de cobre de la región, sus llanuras fértiles y el comercio marítimo. Con el tiempo, subyugó los estados vecinos de la ciudad y, por último, bajo el rey Evagoras (411-374 aC) unificó la isla de Chipre convirtiéndose en su primera capital.

En los tiempos de San Pablo Salamina no era más la capital, después de haber cedido su posición a Pafos; era sin embargo una ciudad rica con un puerto grande y ajetreado, con lujosos baños públicos adornados con mosaicos, templos hermosos, ágora con estatuas coloridas y pórticos. Su teatro tenía capacidad para 15.000 personas.

tumba

San Bernabé era chipriota, nacido en Salamina. Él no sólo llevó el Evangelio a su ciudad natal, también fue martirizado allí, por lapidación, en el año 61. Según la tradición, San Marcos, que era su primo, enterró su cuerpo en privado, cerca de la necrópolis fuera de Salamina. Su tumba fue milagrosamente revelada al obispo Antemios en el 478. Una pequeña capilla fue construida en el sitio de la tumba. Así que, naturalmente, este fue el segundo lugar visitado. La tumba se encuentra a varios metros bajo tierra y se entra a través de la capilla. Algarrobos siguen creciendo por todas partes.

Tuvimos mucho  tiempo para venerar la tumba de San Bernabé. Animados e inspirados por el lugar santo y la vida y el ejemplo del Apóstol, todos nos reunimos para la Santa Misa. La celebración se llevó a cabo al aire libre, al lado sur de la capilla. Una fresca brisa suave ayudó a la renovación espiritual en la Misa, y fortalecidos por la Eucaristía, la peregrinación continuó hacia el monasterio de San Bernabé, un lugar sagrado convertido en un museo por las fuerzas de ocupación.

miki

El monasterio de San Bernabé es un hermoso complejo relativamente pequeño, edificio de estilo bizantino. Rastros más tempranos datan de finales del siglo quinto, pero la iglesia y edificios existentes datan del 1756.

En el camino de vuelta a Pafos los peregrinos tuvieron la oportunidad de ser conducidos a través de Famagusta, junto a las murallas venecianas, construidas en el 1489 y muy bien conservadas. La abandonada, desde 1974, y  antigua ciudad de Famagusta fue una visión inquietante y nos hizo reflexionar en el inevitable paso del tiempo, la futilidad de la gloria terrenal y en el sufrimiento humano que está siempre presente bajo tantas formas.

Anclados en la fe, siguiendo las huellas de los Santos Pablo, Bernabé y Marcos, tenemos una carga, un mensaje a difundir, una esperanza que ofrecer, una Persona para hacer conocer y amar. ¿Estamos dispuestos a ser misioneros del amor crucificado?

Irene Mirman, parroquiana de la Parroquia Saint Paul, Pafos

Para ver más fotos, http://www.stpauls-catholic-parish-paphos.com/news/

Deja un comentario