Los días 23 y 24 de octubre peregrinamos 31 seminaristas de la Casa de Formación Mayor “María Madre del Verbo Encarnado”, acompañados por los PP. Gabriel Zapata, José Vicchi y Tomás García, a la Villa Cura Brochero, donde se encuentran los restos de San José Gabriel del Rosario Brochero, ejemplo de sacerdote abocado a evangelizar la cultura.

Llegamos a las seis de la mañana, pero como el santuario abría a las ocho tuvimos que esperar, así que aprovechamos esas dos horas para descansar y desayunar.

peregrinacion-de-nuestro-seminario-a-villa-cura-brochero-y-al-cristo-de-la-quebrada-1A las ocho ingresamos en el santuario y rezamos personalmente delante de las reliquias del Santo. El relicario se encuentra en un nicho en la pared de la iglesia que el Cura restaurara en 1898, de modo que las reliquias pueden verse tanto desde la Iglesia como desde el oratorio de la contigua casa de ejercicios. Luego aprovechamos que estábamos solos para rezar laudes en comunidad.

Allí, delante de las reliquias de este santo sacerdote, “el cura de Ars argentino” como dijera el Padre de Nuestra Familia Religiosa, rezamos por todos nuestros sacerdotes y seminaristas, para que sean santos predicadores y promotores de ejercicios espirituales, y para que nuestro Instituto no deje jamás este apostolado, elemento no negociable de nuestro carisma.

A las nueve tuvimos la Santa Misa, junto con un grupo de peregrinos de Paraná, en la cual concelebraron nuestros sacerdotes. Finalizada la Santa Misa hicimos una visita guiada por la Casa de Ejercicios que construyera el Santo entre 1868 y 1877. Pudimos rezar en la capilla de la Casa y en el oratorio donde se ven los restos del santo.

peregrinacion-de-nuestro-seminario-a-villa-cura-brochero-y-al-cristo-de-la-quebrada-2

Ya cerca del mediodía dimos una vuelta por la casa en la que el Cura Brochero pasó sus últimos días y donde se celebraron sus exequias. Desde allí nos dirigimos al río Panaholma, donde almorzamos antes de seguir viaje.

Pudimos visitar durante la tarde el “Acueducto los chiflones”, ubicado en las cercanías de la villa, que el cura Brochero construyera para salvar los accidentes del terreno y llevar agua del rio a una fuente ubicada en el centro de la villa, en la plaza frente a la Iglesia.

Luego visitamos la iglesia de Nuestra Señora del Rosario de Panaholma, la última de las muchas construidas por el Santo, terminada en 1908.

Ya de regreso a San Rafael hicimos noche en Santa Rosa de Conlara, pequeña ciudad del noroeste puntano, donde nos atendió la familia del padre Hugo Alaníz, IVE, misionero en Jordania.

El lunes por la mañana fuimos a la Villa de la Quebrada, para rezar delante del Santo Cristo, tan querido por nuestro Instituto. Aprovechamos también allí para rezar por todos nuestros misioneros y por el Padre Buela. Desde ese lugar volvimos a San Rafael.

peregrinacion-de-nuestro-seminario-a-villa-cura-brochero-y-al-cristo-de-la-quebrada-4

Damos gracias a Dios que nos bendice siempre a pesar de nuestras debilidades, y le pedimos nos conceda la gracia de que fecunde nuestro Instituto dándonos muchos sacerdotes que lleguen a la altura misionera del Santo Cura Brochero.

Seminarista Ignacio Caratti

2 Comentarios

Deja un comentario