Queridos amigos,  les escribo simplemente unas líneas para agradecer por todas vuestras oraciones y sacrificios por la misión popular que hemos realizado en una aldea de nuestra parroquia Santísima Trinidad, llamada Wutung. Esta villa es una aldea que se encuentra en la frontera con Indonesia. Entre ellos hablan un dialecto muy difícil de aprender, gracias a Dios la mayoría habla pidgin, que es una de las lenguas oficiales de PNG. Los ancianos solo hablan el dialecto. Esta villa tiene alrededor de 600 personas. Es una aldea sencilla, no hay electricidad, tampoco gas, ni siquiera baños, la gente está acostumbrada a comer en el piso y usar los ríos para bañarse y lavar la ropa. Duermen en casas muy sencillas hechas de material de la selva, no existe ni cama, ni colchón, simplemente se duerme en el piso de las casas. Wutung ha recibido el evangelio por primera vez en el año 1951 gracias al trabajo de los primeros misioneros franciscanos. Participaron alrededor de 60 misioneros (padres, madres y jóvenes) pertenecientes a nuestra Parroquia Santísima Trinidad, todos ya con experiencia de lo que significa una misión popular. Realizamos la pre-misión y nos preparamos espiritualmente. El envío misionero y la clausura fue realizada por el Obispo Cesar Bonivento, quien se mostró muy entusiasta de la actividad que realizamos en esta aldea. Como párroco observé en los misioneros, una gran alegría espiritual, fruto de la vida de la gracia, también experimenté en cada uno de los misioneros un gran celo por las almas, dispuestos a realizar cualquier sacrificio por el bien de las almas. Todos los misioneros estuvieron ocupados todo el tiempo, fue realmente muy intensiva. Considero que fue una doble misión: primero, el grupo misioneros que debía buscar de convertirse verdaderamente para la salvación de las almas y en segundo lugar la gente de la Villa. Los frutos espirituales por medio de los cuales Dios nos bendijo fueron abundantes, sería imposible enumerarlos. Destaco sólo algunos… dos personas después de 20 años de pertenecer a una secta manifestaron el deseo de volver al Iglesia Católica, recibieron los sacramentos correspondientes y luego durante la clausura recitaron el Credo delante del Obispo. Innumerables confesiones, primeras comuniones, bautismos, y confirmaciones. Dentro de esta aldea hay varios clanes, varios de ellos a pesar de pertenecer a la misma villa y tener un mismo dialecto se han apartado de Dios por peleas entre los mismos clanes, gracias a Dios y el trabajo de los misioneros, muchos clanes se acercaron a la Iglesia y realizaron, los que ellos llaman en pidjin pasim sekan, que significa perdonarse mutuamente enfrente del Santísimo y el párroco. Esto les permite de sentirse libre, confesarse y recibir la comunión todos los domingos. Este es el fin de predicar misiones populares, la cual sigue y seguirá teniendo siempre un valor y eficacia para la salvación de las almas y Gloria de Dios. Por gracia de Dios ya hemos predicado en nuestra parroquia 7 misiones populares….Eso es todo, muchas gracias nuevamente, en Cristo y María Santísima,

Padres misioneros del IVE, Vanimo, Papúa Nueva Guinea.

Recibimiento a los misioneros
Recibimiento a los misioneros
Procesion con la Virgen
Procesion con la Virgen
Rosario de la Aurora
Rosario de la Aurora
"Santo Lío" con los niños
“Santo Lío” con los niños

Deja un comentario