Querida Familia Religiosa,

carthageeternelle_iveQueremos compartir con ustedes otra gran alegría en estas tierras tunecinas; la publicación de nuestro primer libro en francés “Cartago Eterna, un peregrinación a través de su historia y de sus ruinas cristianas”. Gracias a Dios fue impreso aquí en Túnez, en una imprenta italiana y el proyecto fue financiado por la asociación de ayuda a la Iglesia que sufre, a la cual agradecemos enormemente.

El libro consta de dos partes (una histórica y otra arqueológica) y se presenta como guía del peregrino cristiano que llega a estas tierras y quiere conocer las raíces cristianas de Túnez. El libro esta centrado en el estudio sea histórico como arqueológico de la Cartago cristiana, es decir el periodo que va desde el siglo I hasta el siglo VII, siglo marcado por la llegada del Islam y la casi total desaparición del cristianismo. El libro presenta también los grandes personajes de la historia cristiana en Cartago; San Agustin, San Cipriano, San Fulgencio de Ruspe, los grandes mártires en particular Santa Perpetua y Felicidad, los tres papas africanos, etc. 

Pero también es un libro de oración, es decir que ayuda al peregrino a “peregrinar” en el sentido propio de la palabra. Cada peregrino, visitando las ruinas cristianas de Cartago, no solamente ve muchas “piedras” o “estructuras semi-destruidas”, sino que descubre la riqueza histórica de cada lugar, pudiendo al mismo tiempo rezar e interiorizar los testimonios de fe de tantos mártires, obispos, sacerdotes y fieles que forjaron el cristianismo en los primeros siglos, sea con la propia sangre, con la doctrina o con el ejemplo.

Gracias a Dios, este trabajo llena un vacío que existía desde los años de la independencia, ya que a causa de la religión del país y del éxodo de las comunidades francesas e italianas, casi todas las ruinas cristianas descubiertas en Cartago, quedaron en el abandono.

ruinasdecartago
Lugar de sepultura de las Santas Perpetua y Felicidad como muestra de esta realidad, totalmente en ruinas.

 

Agradecemos a Dios, la posibilidad que nos da de poder trabajar para que no se pierdan las raices cristianas del Africa del Norte.

P. Silvio Moreno, IVE

Deja un comentario