Nueva Fundación de las SSVM en la Diócesis de Bayona-Lescar-Oloron, Francia

El domingo 22 de septiembre las Servidoras abrimos un “nuevo sagrario” en la diócesis de Bayona, ubicada en el departamento de Pirineos-Atlánticos, en la región de Nueva Aquitania.

La comunidad se estableció a la solicitud de Monseñor Marc Aillet, para ayudar en el trabajo pastoral a dos sacerdotes diocesanos, de las parroquias de San Francisco Javier y Santiago de Gaves.

Las parroquias cuentan con 43 pueblos, con dos grandes centros parroquiales: Navarrenx, primera ciudad amurallada de Francia, paso esencial y obligado en el camino de Santiago de Compostela en la ruta Via Podiensis o de Puy-en-Velay; y Sauveterre de Béarn una ciudad pequeña medieval, construida sobre un acantilado rocoso, cuenta actualmente con importantes ruinas de la época medieval. Al pie de la ciudad fluye el río Gave de Oloron. La ciudad es el escenario de una de las principales rutas de peregrinación a Santiago de Compostela, la Via Lemovicensis o de Vézelay.

La Santa Misa de inauguración de la nueva comunidad se llevó a cabo en la parroquia “San Francisco Javier” en Navarrenx, presidida por Mr. Aillet, y concelebrada por el padre Ludovique de Lander, párroco del lugar, su vicario el padre Sanche y el padre Sergio Pérez, IVE.

Una cosa muy importante para notar es la dedicación con la que el padre Ludovic dispuso nuestra llegada. Constituyó un equipo de fieles, uno de cada pueblo, quienes arreglaron todo, hasta los mínimos detalles, como por ejemplo desde la alegría y gentileza con la cual los habitantes de los pueblos, practicantes o no, nos recibieron. Estas parroquias siempre han contado con la presencia de las religiosas, por lo tanto, aman y estiman la vida religiosa.

Después de la celebración de la Misa, se sirvió el aperitivo y contamos con la animación un grupo musical vascos-franceses, que nos convinieron con cantos tradicionales.

Luego del almuerzo y de jugar a tirar de la cuerda con los niños, partimos hacia la parroquia de Sauveterre de Béarn. Allí cantamos las vísperas presididas por Mr Aillet donde varios parroquianos participaron, seguido de un aperitivo de bienvenida.

Al finalizar la jornada, el padre Sergio Pérez, IVE, hizo el exorcismo y la bendición de la nueva casa.

Nos acompañaron la Madre Sponsa Amabilis, del gobierno general, y hermanas de la comunidad de Le Cannet des Maures y de la provincia de España; con quienes pudimos peregrinar a Lourdes y poner en manos de la Virgen Santísima esta nueva misión, las próximas fundaciones en Francia y todos y cada uno de los miembros de nuestra Familia Religiosa.

También peregrinamos y rezamos delante del Santo patrono confiándole la comunidad: San Miguel Garicoïts (1797-1863), su cuerpo se encuentra en el santuario Betharram. San Miguel nació el 15 de abril de 1797 en la aldea de Ibarre, diócesis de Bayona (Francia), de padres campesinos, humildes, pero de gran fe cristiana. Desde niño sintió el llamado al sacerdocio, pero como su familia carecía de recursos para costearle los estudios, debió trabajar como criado hasta los 15 años. Entretanto obtuvo el ansiado favor de hacer su primera comunión. Pasó luego a la casa parroquial de Saint Palais y de allí al palacio episcopal de Bayona en calidad de alumno y mucamo a la vez, lo que no le impidió colocarse a la cabeza de su clase. Terminados sus estudios secundarios, entró en el seminario de Dax donde sobresalió en ciencia y piedad al extremo de ser llamado «otro San Luis Gonzaga» por sus maestros y discípulos.

El 20 de diciembre de 1823, Miguel Garicoïts fue ordenado sacerdote y enviado al pueblo de Cambo-les-Bains como auxiliar del párroco muy enfermo y mayor de edad. Con su celo apostólico renovó admirablemente la vida espiritual de la feligresía y promovió la comunión frecuente y el culto al Sagrado Corazón. Tres años después, el Obispo de Bayona lo nombró profesor de filosofía y administrador del Seminario Mayor de la diócesis, establecido en Betharram, junto a un renombrado santuario de la Virgen. Miguel desempeñó sus funciones con tanto acierto que posteriormente fue nombrado director del Seminario.

La Virgen le inspiró la fundación de un Instituto religioso de Sacerdotes, basados en la modestia, el desprendimiento y la obediencia para dedicarse a las misiones y a la enseñanza.

En 1841, la obra recibió su nombre definitivo, «Instituto de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús de Betharram”. En el año 1856 envió sus primeros misioneros a Argentina.

El P. Miguel Garicoïts fue un gran predicador de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio, devotísimo de los Sagrados Corazones de Jesús y de María.

Falleció el 14 de mayo de 1863, a las tres de la mañana, hora en la que iniciaba sus actividades con la oración. Fue canonizado el 6 de julio de 1947 en la Basílica de San Pedro por el Papa Pío XII.

Le pedimos a Nuestra Señora de Lourdes que cuide y proteja esta nueva misión y que nos ayude a ser fieles en la obra que comenzamos en la Diócesis de Bayonne.

Servidoras de la comunidad San Miguel Garicoits
Misioneras en Francia