Islandia es una pequeña isla de alrededor 350.000 habitantes. El idioma oficial es el islandés, y la segunda lengua es el inglés. Hoy en día, la gente aquí crece al menos hablando tres idiomas: islandés, inglés y otro más que puede ser: polaco, tagalo, lituano, español, eslovaco, alemán, danés, etc. Islandia es un país que alberga una cantidad inmensa de extranjeros que vienen buscando una vida mejor, económicamente hablando. Son unos 13.000 los extranjeros que viven aquí.

La comunidad más grande de Europa en Islandia proviene de Polonia, que llega al número de unos 7.500 polacos. Por este hecho, hay 4 sacerdotes polacos que se encargan de la cura espiritual. Todos saben que los polacos son conocidos por su catolicidad, tienen tradiciones religiosas bien arraigadas, y son los que más llenan las iglesias en la participación de la Misa.

La segunda comunidad extranjera más grande en Islandia proviene de Filipinas. Así como los polacos, los filipinos también se destacan en la participación de la Misa y en la vida parroquial.

La segunda comunidad europea más grande en Islandia proviene de Lituania, son unos 1.600. Los lituanos son en la mayoría católicos. Desde hace un año de mi llegada a Islandia comencé a ocuparme de la cura espiritual de los lituanos, ya que soy el único sacerdote que habla lituano aquí. Antes de mi llegada, solo dos veces al año venía un sacerdote a celebrarles la misa, para Pascua y Navidad. Es una alegría muy grande poder ayudar a los católicos lituanos, ya que estaban un poco abandonados. Además, son un poco especiales, algo cerrados, les cuesta participar en actividades que no sean en lituano, de modo especial en lo referente a la participación en la Misa. Al lado de la catedral católica de Reykjavík, tiene lugar la escuelita lituana, donde los niños acuden a tomar clases de la cultura, idioma, tradiciones lituanas. De común acuerdo con la directora de la escuelita lituana, empecé a dar clases de catecismo de comunión y confirmación. Tanto los profesores como los padres de los chicos estaban muy contentos que ellos pudieran recibir la formación religiosa en su idioma natal. El pasado domingo 24 de Junio, llegó el momento tan esperado para estos 21 niños lituanos: La Primera Comunión. El primer contacto personal con Jesucristo. 8 de estos chicos, un domingo después recibieron la Confirmación.

Otro apostolado en lituano que puedo hacer aquí, es la preparación de parejas para el matrimonio.

Rezando el Rosario con los Hispanos

Un apostolado, al que le hemos dado mucha importancia es la bendición de casas de nuestros parroquianos de lengua española. Pero hemos querido que esta visita, no sea una visita de doctor, que viene, bendice y se va.

Nuestra intención es que esta visita sea una manera de establecer un contacto más profundo con los que viven en la casa. Es por eso que hemos decidido rezar el rosario todos juntos, en familia, también con la participación de los amigos. Es un momento para compartir, para ayudarse, para mantenerse unidos. Esto está dando mucho fruto, y las familias se sienten muy contentas cuando las visitamos. Una vez al mes, nos reunimos con estas mismas familias a rezar el rosario delante del Santísimo Sacramento en la casa de las Hermanas del Sagrado Corazón que trabajan en Reykjavík.

Es muy fácil “perderse espiritualmente” en una sociedad liberal y consumista, como es generalmente aquí en Islandia, donde la sociedad no es católica y donde, materialmente, se puede conseguir lo que se quiera con un poco de esfuerzo. Esto pasa muy a menudo con las personas que vienen de países pobres, y que al llegar aquí, se encuentran con otra realidad, por decirlo así “soñada”, donde su interés principal es crecer económicamente, y la poca fe que tenían, se va perdiendo poco a poco.

Dios no se deja ganar en generosidad, y nos da la gracia de poder ayudar a tantas personas en su idioma propio, y esto es una alegría inmensa para el apóstol. Esta alegría la describe hermosamente el padre Juan Carrascal en su libro “si vas a ser misionero”, y dice así:

“La salvación del alma tiene un proceso tan complejo que es temerario intentar asignarse un mérito exclusivo en su salvación. ¿Cómo poder señalar de qué mar procede el agua que dejan aquí caer las nubes? Menos podemos señalar de dónde viene esa gracia final que acaba por meter a un alma en el cielo. ¡Hay tantos apóstoles anónimos…! Pero hay muchos casos en los que el misionero podrá decir con toda humildad y verdad: Si no hubiera sido por mí, probabilísimamente esta alma no se hubiera salvado; gracias a mi esfuerzo, a mi cansancio, a mi sacrificio, esa alma ha tenido ocasión de confesar sus pecados, de recibir al Señor, de salir arrepentida y tranquila de este mundo, de recibir el bautismo. Jesús la quería salvar y se valió de mí. ¿Quién podrá negar esta íntima alegría del misionero?” (Si vas a ser misionero, cap VI, n.3).

¿Quién no se alegra al ver los progresos en las almas encomendadas a nuestros apostolados? Con estas breves noticias de Islandia queremos dar gracias a Dios por las alegrías que nos concede en nuestro trabajo apostólico y le pedimos por las personas que entran en contacto con nosotros, para que Él continúe en ellas el trabajo interior que solo Él puede hacer.

Misioneros de Islandia

Deja un comentario