La semana pasada en el Seminario Ven. Fulton Sheen estuvo marcada por tres eventos especiales; un curso intensivo sobre la Virgen de Guadalupe, los Juegos Florales y primeros votos de 9 seminaristas.

chaves

Por las mañanas tuvimos el curso dictado por Mons. Eduardo Chávez, doctor en historia de la Iglesia, postulador oficial para la causa de canonización de San Juan Diego, director general del Instituto Superior de Estudios Guadalupanos y canónigo del Santuario Nacional de Santa María de Guadalupe. Monseñor ha estudiado por más de 30 años el evento guadalupano y a partir de su estudio de miles de documentos nos introdujo en la historia de la aparición del Tepeyac para darnos a entender la perfecta inculturación del Evangelio que hace Dios por medio de la Virgen de Guadalupe.

floral

Por las tardes tuvimos la oportunidad de realizar nuevamente los Juegos Florales. Este año, providencialmente, el tema de los juegos fue la evangelización de América: los equipos se dividieron en Hurones, Aztecas y Guaranís. Las tribus dieron lo mejor de sí para competir en las más diversas pruebas: poesía, historia, geografía, dibujo, coro, deportes y como siempre se debatieron en las lenguas clásicas (latín y griego) y modernas (español e inglés). Este año la novedad fue la competencia de Chino, la cual fue muy cerrada por el entusiasmo con el que se prepararon los competidores. Finalmente, los Hurones se llevaron el primer lugar haciendo honor a su condición de locales ya que éstos fueron evangelizados precisamente por los mártires de Norteamérica.

 

 

votes

Finalmente, la semana fue coronada por los primeros votos de nueve seminaristas, que junto a otros que renovaban temporalmente, se comprometían a no ser esquivos a la aventura misionera.

En síntesis, fue una semana de enormes gracias donde pudimos contemplar el ejemplo de tantos religiosos que dieron su vida por la evangelización de nuestro continente y al mismo tiempo pudimos prepararnos, de la mano de María Santísima, a comprometer todas nuestras fuerzas por la inculturación del evangelio.

Deja un comentario