Escribo algo sobre lo vivido ayer para que ayude a tener una visión más de conjunto, pues he ido dando datos sueltos, a medida que iba teniendo noticias.

Lo vivido el domingo 1 de mayo de 2016 en Alepo es sencillamente espantoso. Toda la semana anterior ya había sido muy difícil. Prácticamente todo el tiempo caían diversos tipos de proyectiles[1] en todas partes de la ciudad.

El 24 de abril había comenzado la semana santa ortodoxa. Las jóvenes que viven en nuestra residencia universitaria son todas ortodoxas de diversos ritos) siriano ortodoxas, armenias ortodoxas, greco-ortodoxas, etc) y ninguna pudo ir a las celebraciones en sus iglesias debido a lo peligroso de la situación de estos días.

El domingo 1 de mayo ellas celebraban la Pascua, por tanto hicimos un almuerzo muy sencillo en nuestra casa para que ellas pudieran celebrar juntas.

alepo-siria-01-05-2016-pascuaalepo-siria-01-05-2016-maria

Nosotros celebrábamos con toda la Iglesia el día de San José Obrero y –al mismo tiempo- comenzaba el mes de María, al cual la gente en Medio Oriente profesa gran devoción.

Tuvimos la santa Misa a las 18 hs como de costumbre. Vino muy poca gente a Misa debido a la situación y debido también a que muchos habían concurrido a Misa por la mañana en sus Iglesias con motivo de la Pascua. Antes de finalizar la misa una familia recibió varios llamados telefónicos de sus vecinos avisando que había caído un proyectil en su casa. Gracias a Dios la familia completa estaba en Misa. Cuando hablamos por teléfono con ellos que ya habían constatado los daños de la casa, nos dijeron: hermana, gracias a Dios estábamos en Misa, si hubiéramos estado en casa, habríamos muerto todos.

Inmediatamente comenzamos a recibir noticias de que una lluvia de proyectiles estaba cayendo en toda la ciudad: Suleimania, Azizie, Zahra, Yamilie, Al-haldie, El Midan y muchas zonas más…

Al tiempo que de nuestra ventana teníamos esta vista.

alepo-siria-01-05-2016

En ese mismo momento comenzamos a llamar por teléfono a las familias conocidas para saber cómo estaban. Escuchamos lo siguiente:

-“Yo estaba en misa en la Iglesia de San Jorge, la iglesia estaba llena. Durante la Misa cayó un proyectil en el salón de la Iglesia. Mucha gente se fue. Después de la misa pude volver a mi casa. Por ahora estamos bien, pero no sé cómo estaremos dentro de un rato”.

-“Nosotros estamos bien gracias a Dios. Pero están cayendo los proyectiles como la lluvia. Estamos con toda la gente del edificio en el sótano. Han caído más de 20”. (Eran las 20.30 hs del domingo).

-“Nosotros gracias a Dios estamos bien. Pero toda la familia está en una habitación, tenemos miedo hasta de movernos porque caen proyectiles de todos lados. En cualquier momento nos cae uno a nosotros”.

-También hablé con Siham. Ella es una madre de familia. Tenía cuatro hijos, hace dos años murió el más pequeño de diez añitos a consecuencia de una explosión. Ella se encontraba en el hospital porque otro de sus hijos –George- fue alcanzado por un proyectil. Está herido en la pierna, en la mano y tiene varias costillas quebradas y algunos problemas respiratorios, pero aparentemente está fuera de peligro. La fortaleza de su madre simplemente ADMIRABLE.

No tenemos datos de número de muertes, se habla de más de 400 solo en El Midan donde días atrás derribaron tres edificios y todavía siguen sacando víctimas de debajo de los escombros.

alepo-siria-01-05-2016alepo-siria-01-05-2016

Anoche después de la Misa –aproximadamente 19.30- hasta más de las 00.30 hemos oído sin descanso ruidos de aviones y explosiones de diversos tipos. Han caído aquí cerca en la feria donde habitualmente vamos a comprar. Y también el viernes cayó un proyectil con el que disparan a los aviones en el patio del Carmelo, que limita con el balcón y la terraza de casa.

Nuestras jóvenes siguen el ritmo normal en la Universidad, a pesar de que han caído proyectiles muy cerca de las mismas facultades en que ellas cursan: hoy mañana y pasado tienen exámenes. No les permiten faltar. Ni siquiera las excusan aunque haya caído un misil en su casa, como les paso el año anterior a un par de chicas que este año están viviendo con nosotras.

Finalmente nosotras, gracias a Dios estamos bien. Nos seguimos encomendando a las oraciones de todos. Tenemos serenidad en el alma, sabemos que estamos en las manos de Dios. Estamos preparando los salones de debajo de la Catedral por si fuera necesario recibir gente. De hecho anoche una señora se quedó a dormir aquí porque no podía regresar a su casa que está en una zona que estaba siendo atacada en ese momento.

Ahora mismo siguen atacando la zona que está detrás de nuestra casa. Esto fue hace 5 minutos.

alepo-siria-01-05-2016

Hace más de dos horas sin parar están bombardeando allí: aviones, estallidos, toda la casa tiembla, interminables descargas de armas grandes, varias columnas de humo se levantan al mismo tiempo: es un horror…

Tratamos de llevar adelante el horario y de estar disponibles para lo que se presente. Quisiéramos no solo llamar por teléfono a los fieles, sino poder estar al lado de cada familia. Rezamos y ofrecemos por todos. Agradecemos las numerosas oraciones que en todos lados están haciendo por la paz y por los cristianos de Siria. Dios los bendiga a todos.

María de Nazaret

Alepo, 2 de mayo de 2016

_____________________

[1] Cuando decimos proyectiles, nos referimos a una gran variedad de explosivos. Dependiendo de su naturaleza y dimensión, son los daños que causan. Los más grandes y potentes son los que tradicionalmente nosotros llamamos misiles (aquí los llaman “saruj”). Hay además otros fabricados con garrafas de gas a las cuales les introducen hierros, plomos, y demás elementos, de modo que al estallar la garrafa todo eso se dispersa y hiere o mata a las personas. Finalmente hay proyectiles más pequeños (los llamados “cazaif”) y también granadas o proyectiles de mortero.


© Copyright 2016 – Institute of the Incarnate Word, IVE.

3 Comentarios

  1. Dios está con ustedes hermanas y nosotros los cristianos también con nuestra oración..yo como madre de una postulante del Verbo Encarnado en Argentina..oro todos los días por ustedes y por su santa perseverancia y agradezco a Dios por su amor a Dios y al prójimo
    demostrado día a día en su misión

Deja un comentario