Queríamos compartir con ustedes, cómo vivimos la Solemnidad del Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo en nuestra misión en Egipto. Verdaderamente han sido las nuestras, las mismas extraordinarias actividades que se realizan en todas partes para celebrar la más hermosa fecha del año: la Navidad. Lo que le pone un tinte especial es que nosotras vivimos en un país musulmán, en el cual la mayor parte de la gente no conoce que Dios mismo se hizo hombre por AMOR a todos los hombres y que ha nacido en un humilde portal para salvarnos del pecado y de la muerte eterna; gran parte de ellos viven en tinieblas porque no conocen la Luz y no saben, que también esta Alegría es para ellos.

Aquí, en esta tierra, el ambiente navideño no se “respira” como en los países de tradición cristiana; aquí, en este tiempo especial, la vida sigue igual: todos continúan con la escuela, la universidad, el comercio. El gran día de la Navidad llega y se va sin que ellos adviertan su significado y su importancia. Ciertamente, por la globalización, todos conocen que es Christmas, numerosos comercios se visten de colores navideños, y mucha gente nos saluda porque saben que es “nuestra fiesta”, como ellos tienen las suyas, pero sin entender el alcance de este acontecimiento que partió la historia en dos y que conmovió en lo más profundo la realidad del hombre.

Por gracias de Dios, el día 23 de diciembre realizamos el tradicional pesebre viviente en el Obispado Latino, en el Cairo. Las intérpretes este año fueron las niñas del hogar “Divino Niño Jesús”, las niñas discapacitadas del hogar “Beata Caterina Troiani” y algunos jóvenes; de todas maneras, esta actividad la realizamos a nivel provincial, es decir que, todas las casas hacen su aporte de una manera u otra. Los días anteriores fueron días de preparación intensa, de idas y vueltas, de ensayos y de versos que no querían memorizarse, de arreglo de vestimenta y decoración. Una nota significativa este año, fue, que las niñas y jóvenes del hogar se hicieron cargo de todo, ellas alistaron casi completamente la escenografía y el vestuario, desempeñando sus oficios con mucha responsabilidad y entusiasmo.

Aprovechamos esta ocasión para hacer apostolado invitando a nuestros benefactores y demostrarles nuestro agradecimiento por la ayuda contante que nos prestan.

El pesebre viviente comenzó a las 5.00 de la tarde. Primero se proyectó un video sobre las misiones de nuestro Instituto en el mundo, especialmente sobre nuestra Misión en Egipto y Túnez, en seguida las aspirantes alegraron la tarde con cantos navideños. Después, tuvo lugar la puesta en escena del pesebre mismo, en el que se distinguieron las más pequeñitas por su memoria y por su simpatía. Pero por supuesto, aquél que se llevó todos los aplausos como se debe, fue nuestro Niño Jesús, “Iusuff”, un pequeño bebé, que está a nuestro cuidado temporariamente, que se portó excelente. Mención aparte merece una de nuestras niñas discapacitadas: Carolina, ¡que no paraba de saludar a nuestro público como si fuera una actriz famosa! Asistieron alrededor de 70 personas; muy agradecidos y edificados por la labor que hacen las hermanas de los hogares, y todo se vivió en un clima de particular gozo, propio de esta fiesta.

El día 24, por la noche, nos reunimos todas las hermanas presentes en Egipto y rezamos el Oficio de Lectura (¡cantado! Esto sí que fue una gracia grande), y después, participamos junto con las niñas de nuestros hogares, de la solemne Misa de Gallo, celebrada por el P. Rafael, IVE.

Después tuvieron lugar los festejos al mejor estilo ¡es Navidad!! y la entrega de regalos, que hizo de esta Noche Santa, algo muy familiar y alegre.

El día 25 tuvimos la Santa Misa celebrada por el R.P. Provincial Emanuel Martelli, y a continuación el almuerzo navideño.

Damos gracias a Dios por los grandes regalos que nos hizo en estos días, todos inmerecidos: por sentir santa alegría por el Nacimiento de Nuestro Salvador, por compartirla con nuestra comunidad religiosa y con todas las almas que nos han sido confiadas y por todas las bendiciones que derramó sobre nuestros apostolados.

Hna. María Filia Patris

Misionera en Egipto

Deja un comentario