MISIONERAS Y MARIANAS

“Aspiramos, conforme a las palabras de San Pablo, tener un mismo sentir (2 Cor 13, 11) en el Señor (Flp 4, 2). Esta unanimidad o concordia que buscamos significa unidad en el juicio de la razón sobre lo que debe hacerse, y unidad en las voluntades, de modo que todos quieran lo mismo. Así, pues, esta concordia nace de la misma fe, por la que sabemos qué debemos hacer, y de la caridad, por la que amamos todos los mismos bienes y compartimos las fatigas, como buenos soldados de Cristo Jesús”.

Directorio de Espiritualidad, 248

Querida Familia Religiosa,

queremos compartir con ustedes la gracia enorme que tuvimos de realizar el I Capítulo Provincial de la recién erigida Provincia “Nuestra Señora de los Buenos Aires”, que abarca los países de Argentina y Paraguay y cuenta con siete casas apostólicas, una casa de formación y treinta hermanas que trabajan en las distintas comunidades.

En el mes de enero nos congregamos en La Caldera, un pueblo de Salta muy pintoresco, rodeado de cerros y ríos. Allí, el día 15 de enero, tuvimos un día de retiro, para luego comenzar con las sesiones Capitulares.

En este Capítulo tuvimos la gracia enorme de participar casi todas las hermanas de la Provincia y contamos con la presencia de la Madre María de la Consolata, consejera General de las Servidoras y del P. Gabriel Zapata, IVE, quienes fueron muy iluminadores con sus conferencias, consejos, etc.

Uno de los objetivos y de los grandes frutos de este Capítulo, fue el hacer llegar al conocimiento de todas las hermanas las decisiones, lineamientos y criterios sobre diversos temas que se vieron en el VI Capítulo General, y poder así afianzar más aún la unidad de espíritu en nuestras comunidades. Todo esto se vio reflejado en los distintos momentos por el gran clima de familia y alegría vividos.

Durante las Santas Misas el P. Zapata predicó diversos aspectos a tener en cuenta para nuestra fidelidad, tanto a la consagración a Dios como al Carisma de nuestra Familia Religiosa.

El día 19, para cerrar el Capítulo, la M. María de Harissa, Superiora Provincial, expuso las Conclusiones del Capítulo. Concluimos con la Misa Solemne, seguida del almuerzo festivo, con un tradicional asado argentino.

Contemplando el conjunto en general de todo el Capítulo, podemos constatar que, desde el retiro espiritual que tuvimos como preparación hasta el último día, ha sido el Espíritu Santo quien nos asistiera, pues “…el Espíritu Santo es la fuente de la unidad de la Iglesia: Fuimos bautizados en un mismo Espíritu, para ser un solo cuerpo (1 Cor 12, 13), unidad que se basa en la caridad, que es también fruto de la acción del Espíritu…[1]. Y este fruto, la caridad fraterna, se continuó palpando durante los días que continuaron al Capítulo, durante los cuales tuvimos la Convivencia anual.

¡Comenzó la Convivencia!

Después de unos días intensos de trabajo, dimos comienzo a la Convivencia, tiempo para compartir y recrearse. Como ya dijimos arriba, La Caldera es un lugar que posee paisajes que recrean la vista y permite el descanso, tanto del alma como del cuerpo.

Actividades

La convivencia duró una semana, podríamos decir que poco tiempo…por eso aprovechamos cada día para realizar las más variadas actividades. Contamos a continuación las distintas salidas que realizamos:

  • Cascada del Yala (Jujuy): En Yala realizamos una caminata de varias horas por la orilla del río, hasta llegar a una cascada natural que allí se encuentra. Esta salida duró todo el día y fue muy intensa ya que un paseo sencillo se convirtió en una travesía a todo terreno, al desviarnos un poco del camino, que fue luego ocasión de distintas anécdotas y risas.

  • Cuesta del Obispo (Salta): una de las maravillas del paisaje salteño, en la cual a lo largo del camino se aprecian las montañas con
    sus hermosos paisajes. El viaje fue hasta uno de los puntos más altos de la Cuesta, donde se encuentra una pequeña capilla dedicada a san Rafael. 
  • Cafayate (Salta): En el camino a esta ciudad, se pueden observar las formaciones rocosas, que los ojos más artistas ya le han dado forma y nombre. Cabe destacar la “Garganta del diablo” y el “Anfiteatro”. En este último lugar, que tiene una maravillosa acústica, el P. Agustín Spezza (que nos acompañaba) se puso a tocar con su violín canciones del folclore argentino, mientras las hermanas cantaban, todo lo cual pasó a formar también parte de la atracción turística. 

  • Seclantas (Salta): un pueblito que se encuentra varios kilómetros por ruta de ripio, en la alta montaña. Es un pueblo antiguo, pintoresco y lleno de historia, por aquí pasaron grandes patriotas.
  • Jujuy: En la Capital jujeña, visitamos la Catedral y el salón de la bandera, donde una guía explicó la historia de la bandera argentina que allí se encuentra, y el gran paso del General Belgrano por Jujuy y el Éxodo jujeño de 1817, como estrategia para eludir al Ejército Real. 
  • Humahuaca-Tilcara-Purmamarca (norte de Jujuy): hicimos noche en Humahuaca y al día siguiente subimos el Hornocal, hasta los 4350 m de altura, para poder disfrutar de la imponente vista del cerro de los 14 colores, y también para cantar y tocar el violín. Luego visitamos Purmamarca, para apreciar el cerro de 7 colores. 

  • Dique Cabra Corral (Salta): En las orillas del Dique, durante dos días disfrutamos del hermoso paisaje, pudiendo realizar un poco de deporte, navegar en un velerito, y disfrutar de la pileta. 
  • Salidas en el lugar: Durante estos días también pudimos ir al Dique Campo Alegre para pasar la tarde, visitar el Cristo Paciente y algunas hermanas aprovecharon para hacer una jornada intensa en bicicleta por estos lugares. 
  • Salta Capital: Tuvimos la gracia de tener la Misa en la Catedral de Salta, donde se encuentran las milagrosas imágenes del Cristo y de Nuestra Señora del Milagro, luego recorrimos el centro histórico, escuchando una breve reseña de la Catedral, el Cabildo, la Iglesia de San Francisco y el Carmelo.

Fueron días de mucho provecho, inclusive para ponernos al día sobre algunas cuestiones prácticas de la vida comunitaria. También tuvimos un Convivium donde algunas hermanas cantaron canciones y recitaron poesías de su propia autoría, explicaron íconos, etc. Siempre es enriquecedor el poder realizar estas actividades, donde salen a relucir los dones.

También tuvimos la gracia de compartir dos domingos con los miembros de la Tercera Orden de Salta, a la cual asistieron familiares de nuestras hermanas misioneras en otros países, y contamos con la visita del Padre Domingo, misionero en Lituania, junto con su familia.

Damos gracias a Dios por este gran regalo que nos hace al llamarnos a ser sus Esposas en la Familia Religiosa del Verbo Encarnado

En Cristo y su Santa Madre.

Hermanas de la Provincia Nuestra Señora de los Buenos Aires.

[1] Directorio de Espiritualidad, 234.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here