“Sentía en mi corazón que podía trasmitir a la gente mi Fe, a través de la música sagrada” (Daria Pusanova).

Era este el pensamiento de una joven, un pensamiento noble y de grandes esperanzas, pero que no ha quedado en un mero pensamiento, pues ha florecido en un gran acontecimiento: la organización de un concierto en honor de Santa Cecilia sobre el palco del principal teatro de la ciudad.

coro-rusia

Daria es una joven que desde hace pocos años frecuenta nuestra parroquia donde asumió la responsabilidad de ayudar en nuestro pequeño coro. Es una joven con mucho talento: terminó el conservatorio obteniendo el diploma en canto y desde hace ya algunos años canta en el teatro de la ciudad de Ulianovsk.

En el año que hemos apenas concluido, Daria, por iniciativa propia, quiso organizar en nombre de la Iglesia Católica un concierto en honor de Santa Cecilia, pidiendo ayuda a sus colegas músicos, al coro, a los solistas y a algunos otros miembros de la orquesta.

El concierto fue preparado con muchísima dedicación: se interpretaron obras de Handel, Cherubini, Vivaldi, Saint-Saëns, Gounod… (algunos de los cuales fue la primera vez que se ejecutaron en la ciudad) y fue presentado por una Señora que, si bien no pertenece a la Iglesia Católica, se documentó y preparó ampliamente sobre la historia de Santa Cecilia y sobre las piezas musicales que se llevaron a cabo.

coro-rusia-1Al concierto asistió un público numeroso, entre los cuales había algunos parroquianos nuestros, y además, para nuestra alegría, algunas autoridades de la ciudad y varias personalidades de la cultura. Daria nos ha dicho que el éxito del concierto la ha inspirado a organizar otro más en un futuro próximo, probablemente en Semana Santa.

Daria se ha convertido en un notable ejemplo de una joven laica que trasmite la Fe a través de los talentos que Dios le donó… podemos aprender de ella. Y no tengamos miedo de animar a las personas a las cuales el Señor ha enriquecido con talentos extraordinarios a hacerlos fructificar para la mayor gloria de Dios.

P. Eugenio, IVE

Deja un comentario