Hijas de María
Por: Hna. Maria Virgem Confiante

 

Querida familia religiosa:

Recientemente en nuestra Parroquia São José, en Osasco, provincia de San Pablo, tuvimos la gracia de dar a la Santísima Virgen nuevas hijas, haciendo la nominación de las hijas de María. Para quienes no conocen el grupo, comienza con una de las apariciones de la Virgen a Santa Catarina de Labouré, el 27 de noviembre de 1830. En esta aparición, la Santísima Virgen María expresa el deseo de que haya un grupo con el nombre Hijas de María, con el propósito de tener jóvenes que la honren. Estas jóvenes debían llevar la Medalla celestial de Nuestra Señora de las Gracias colgada de en una cinta celeste. El primer grupo se estableció el 8 de septiembre de 1837 en la parroquia de Saint Pierre, en París, bajo el nombre de la Asociación de las Hijas de María Inmaculada y tuvo en 1847 la aprobación del papa Pío IX.  Los objetivos principales de las Hijas de María son:

1° La búsqueda de la santidad, imitando las virtudes de Nuestra Señora a ejemplo de los santos; de modo particular nuestra patrona Beata Laura Vicuña y Santa Teresa del Niño Jesús;

 2° El aumento de la devoción a la Santísima Virgen y la protección de la inocencia de las mujeres jóvenes, guiándolas, a través de consejos y prácticas religiosas, al cumplimiento exacto de sus deberes hacia Dios;

3° Cuidar la liturgia de la Santa Misa, pues así como María estuvo a los pies de la Cruz de Nuestro Señor, también la hija de María debe estar a los pies de Jesús en su Sacrificio incruento;

4° Mantener el espíritu de oración y piedad dentro del templo.[1]

La Misa fue celebrada por el párroco, el P. Marcos Funchal, que dedicó su homilía a los padres en acción de gracias por la entrega de sus hijas a este santo servicio. Poco después de la homilía, las niñas pronunciaron su fórmula de consagración, y recibieron su cinta celeste con la medalla. Dieciocho nuevas hijas de María fueron nombradas, formando entonces un grupo de cincuenta.

Queremos, con nuestro grupo, consolar y propagar esta devoción al Inmaculado Corazón de María de una manera especial en niños y jóvenes. Pedimos que recen por nuestros apostolados, para sigan siendo niños y jóvenes preservados del mundo, que hacen la voluntad de Dios y escuchan su voz.

Hna. Maria Virgem Confiante

Comunidad Nossa senhora de Fátima, Osasco- Brasil

[1]  Manual das filhas de Maria Imaculada, edição brasileira P. José Paulo Sales, C.M, Centro Nacional das Filhas de Maria Imaculada.