El domingo pasado tuvimos otra hermosa fiesta en la parroquia, porque además de ser domingo, vino nuestro obispo. Mons. Ludovik Minde. Ése día amaneció con una copiosa lluvia. Comenzó a llover a las cinco de la mañana. Disfruté mucho de poder levantarme un poco antes del horario en que comenzaban las actividades, y con el fresco de la mañana, y la lluvia cayendo, recé el breviario y luego de prepararme unos buenos mates, me puse a responder cartas, mientras esperábamos la hora de la Adoración Eucarística con los fieles, y la misa presidida por el obispo.

Los padres del IVE que trabajamos en Tanzania junto a Mons. Minde

El motivo de la visita de Mons. Minde es que como tenemos en enero un gran encuentro de niños de la diócesis, y se realizará precisamente en nuestra parroquia, él deseaba ver cómo iban los preparativos. Estas Jornadas de los “Watoto wa Yesu” (Niños de Jesús) de la diócesis, se realizarán del 2 al 9 de enero próximo. Van a venir como 500 niños, más la gente grande que los acompaña, sacerdotes, religiosas y laicos. El mismo obispo va a quedarse aquí dos o tres días durante esas jornadas.

Como se imaginan, el hecho de que venga el obispo a ver los preparativos, nos motivó a hacer preparativos. Es decir, nos vino muy bien para darnos cuenta que el tiempo pasa tan rápido, y es necesario empezar ya. Una de las cosas que emprendimos, además de las reuniones organizativas, fue la refacción del antiguo salón que servía de iglesia. Estaba muy abandonado, sin puertas, muy sucio, además de ser un edificio viejo. Tiene grandes paredes de adobe, revocadas con barro… pero la construcción se la ve muy firme y fuerte. Por eso pensamos que se la puede recuperar, no sólo para estos días, sino para tener un buen salón parroquial de usos múltiples (charlas, reuniones de líderes, catequistas, videos, oratorio, festejos, obras de teatro, etc.).

El salón parroquial antes de empezar los trabajos...
El salón parroquial antes de empezar los trabajos…

Continúe su lectura AQUÍ (Diario de un misionero en Tanzania)

Deja un comentario