mosulComo podrán comprobar todos, las noticias sobre Irak se han reducido al mínimo. No se ha solucionado nada y la situación es extremadamente difícil pero Irak ya no “vende”. Ahora es el turno de Gaza, y cuando pase la oleada infernal de violencia allí, sin que se solucione nada, Gaza también desaparecerá de las noticias. Y así seguirá la historia oficial contada por los medios en la que algunas guerras se ponen de moda por unos días, pero en las que casi nadie piensa en las víctimas.

Por eso les contamos como están las cosas aquí para mantenerlos al tanto y renovar el pedido de oraciones.

Después de la gran avanzada del Estado Islámico (EI) y la instauración del Califato las fuerzas se ven parejas: el EI no tiene fuerzas para avanzar contra Bagdad (muchos dicen que nunca pensaron tenerlas y que las amenazas eran mera propaganda) y el ejército del país no tiene fuerzas para retomar los territorios perdidos. Y la milicia Kurda, que fue la que paró en seco el avance yihadista en el norte, no parece tener intenciones de desgastarse para volver a lograr la unidad del país.

En este estado de cosas la división del país en tres parece inevitable. Algunos incluso llegan a afirmar que es en realidad el objetivo de las potencias que están detrás del EI. En el mejor de los casos parece que se podría mantener una unidad ficticia con tres estados semiautónomos. Y como la otra opción es una guerra civil larga y violentísima, hasta parece un alivio esta división. Sin embargo el que lea esto piense lo que sería para él que su propio país se divida en tres, y encima con odios fratricidas entre esas tres partes.

¿Qué perspectivas de futuro puede producir una división así? Familias divididas, menor protección para las minorías, dificultades de crecimiento económico, social y cultural… Y sobre todo, ¿qué perspectivas de paz para el futuro? Lo terrible de la “solución” muestra lo espantoso del problema.

Mientras tanto las atrocidades siguen en las zonas más afectadas. Desde el sábado rige en Mosul una ley del EI por la cual los cristianos o deben convertirse al Islam, o deben pagar el tributo o serán ejecutados. Por supuesto que ante estas opciones todos decidieron irse (ya quedaban muy pocos antes de eso). Para no caer en el error de solo considerarlos como estadísticas tenemos que pensar en lo que significa: un padre de familia típico estudió o se preparó para un trabajo, trabajó toda su vida pensando en su familia, con esfuerzo consiguió comprar una casa, ahorrar algo para el futuro, comprar un auto. Ahora tiene que dejar todo e irse con lo puesto. A los cristianos que aceptaron la invitación de huir los detuvieron en controles fuera de la ciudad, les sacaron el dinero que llevaban, cualquier objeto valioso, y hasta el auto. Y así la familia tuvo que caminar decenas de kilómetros con temperaturas que pasan los 40 grados, hasta encontrar un lugar que los acoja. Sabemos de niños que no han soportado el viaje y han muerto.

Las casas de los cristianos han pasado todas a ser propiedad del EI o de quien quisiera tomarlas. Y así lograron que Mosul se quede vacía de cristianos.

Una ciudad que siempre ha tenido cristianos ahora se ha quedado sin ellos. Como decía un sacerdote del lugar este domingo: “durante 1600 años se ha celebrado la Misa diariamente en Mosul. Hoy, por primera vez, no ha habido Misa en nuestra ciudad“.

Hablando de una escuela atendida por religiosos que estaba haciendo un bien enorme en Alaska decía el P. Llorente: “Si algún día tuviera que cerrarse esta escuela por falta de recursos, los ángeles llorarían tamaño crimen con lágrimas perdurables“.

¿Cuánto más hemos de lamentarnos porque el Santo Sacrificio del Altar dejó de celebrarse en una ciudad que albergó cristianos durante tantos siglos?

Que Dios los bendiga,

P. Luis Montes IVE

Misionero del Instituto del Verbo Encarnado en Irak

Fuente: Blog “Amigos de Irak”

Otros artículos sobre la situación de los cristianos en Irak:

Primeras comuniones en Bagdad

Deja un comentario