Para los que tuvieron la gracia de participar de una Jornada Mundial de la Juventud, saben por experiencia que la misma marca siempre un momento inolvidable para la vida de cada uno, de modo especial por la gran riqueza espiritual que se puede experimentar en medio de tanta vitalidad de la juventud católica, objeto de cada Jornada. En Rio de Janeiro también ha sido así entre los días 23 al 29 de julio. En estas líneas, se sigue una breve descripción de lo que fue la participación de nuestra Familia Religiosa en este gran evento.

Miércoles 24: Los distintos grupos unidos en un encuentro

Como suele suceder en las Jornadas Mundiales varios grupos compuestos por miembros de nuestra Familia Religiosa se hicieron presentes. Con el grupo de anfitriones, es decir, los religiosos y jóvenes brasileros, se hicieron presentes otros grupos de por lo menos 12 nacionalidades: Argentina, Estados Unidos, Perú, Paraguay, Ecuador, Surinam, Dinamarca, Islandia, España, Hong Kong, Taiwán y Tayikistán, que poco a poco fueron llegando directamente a Rio de Janeiro, o pasando primero por San Pablo, en donde se concentra la mayor parte de nuestras casas. Era impresionante el espíritu de alegría y de fiesta cristiana que caracterizaba a los jóvenes.

instituto verbo encarndo jornada juventud brasil

Para muchos de los grupos el lunes 22 y martes 23 han sido días de mucha espera en las filas para sacar las credenciales y los Kits del peregrino con las tarjetas de transporte y de alimentación, pero el día miércoles 24 se pudieron juntar en su mayor parte para el encuentro marcado en una plaza de la playa de Leme. Allí después del almuerzo tuvo lugar un lindo fogón a las 14:30hs, con números de los jóvenes provenientes de los distintos países. Luego bajo una leve lluvia se pudo caminar rezando el rosario hacia la Iglesia Nuestra Señora del Rosario, de los dominicos, en donde tuvimos la Misa a las 16:30hs. Ha sido una celebración muy linda y solemne, en la cual se estima que participaron cerca de 1.200 jóvenes entre religiosos y laicos. La Misa ha sido presidida por el P. Andrés Furlán y concelebrada por otros 20 sacerdotes del IVE; la predicación ha sido bilingüe, en español por el P. Alfredo Alós, y en inglés por el P. Mariano Vicchi.

Muchos han hablado de lo edificante que fue ver reunidos tantos miembros de nuestra familia religiosa y de tantas misiones distintas para celebrar la Jornada Mundial. Como se puede ver abajo hay lindas fotos que registraron las varias partes de este momento inolvidable.

Jueves 25: La apertura oficial de la Jornada Mundial

En nuestras cuentas dos grandes eventos obtuvieron un excelente resultado en estos días: Jornada Mundial + Papa Francisco = mucha participación y euforia. Todo esto se pudo notar en la magnífica recepción del Santo Padre en la playa de Copacabana, tanto en la llegada como en la apertura oficial de la Jornada. En la llegada el Papa Francisco bajó en helicóptero al inicio de la playa, subió al Papamóvil y desfiló saludando a lo largo de 3 km a los fieles que se estrechaban junto al camino por el cual pasaba para llegar hasta el escenario principal. Este trayecto se repitió en los dos días siguientes por tres veces. En su llegada al escenario Mons. Orani João Tempesta, Arzobispo Metropolitano de Rio de Janeiro, recibió al Santo Padre, que con un discurso abrió oficialmente la Jornada.

Realmente impresionaba la devoción que manifestaba la gente por el Papa.

Viernes 26: El Via crucis con el Papa Francisco

De muy buena preparación y con muchos frutos ha sido el Via crucis rezado el viernes. Más de 1,5 millones de jóvenes llenaban la playa y calles vecinas. El Santo Padre haciendo referencia a la cruz peregrina, que pasó por las manos de tantos jóvenes como preparación para la Jornada, afirmó que: “Nadie puede tocar a la Cruz de Jesus sin dejar algo de sí mismo en ella y sin traer algo de la Cruz de Jesus para su propia vida”.

Sábado 27: La peregrinación hasta Copacabana y la Vigilia

En la mañana del sábado, después de la kilométrica fila para el retiro de la alimentación necesaria para el sábado y el domingo, los jóvenes emprendieron la tradicional peregrinación de la Jornada, la cual en este caso ha sido de 9,5km hasta Copacabana, lugar improvisado para el cierre de la Jornada, ya que el Campus fidei, que había sido preparado para este gran momento, quedó en muy malas condiciones con las lluvias de estos días de Jornada. El recorrido de la peregrinación ha sido muy lindo, y por varios momentos se veía el Cristo Redentor de brazos abiertos como esperando la llegada de los millones de jóvenes peregrinos.

A la llegada, fue muy difícil encontrar un puesto en donde pudiéramos participar de la vigilia, escuchar y ver bien al Papa, y pasar la noche en la playa, debido a la enorme multitud. Pero de a poco fuimos consiguiendo el espacio que necesitábamos.

Domingo 28: Cierre de la Jornada Mundial y la Misa de envío de los jóvenes

Pasada la noche heroica de vigilia con bastante frio, recibimos por cuarta vez al Papa Francisco en Copacabana. En esta ocasión pudo saludar y acercarse a muchos jóvenes. Ese domingo por la mañana tuvo lugar la clausura de la Jornada con la Misa de envío. Eran más de 3,5 millones de jóvenes que se hicieron presentes en este momento, de tal modo, que de muy lejos no se podían visualizar las 19 grandes pantallas y el gran escenario central.

Otras actividades en la Jornada Mundial

Hubieron otras actividades durante la Jornada que exigirían más espacio para describirlas, como el encuentro del Santo Padre con los argentinos, la Misa de los Obispos y sacerdotes, etc., pero también merecen especial destaque algunas que pudimos desarrollar durante estos días de intenso labor apostólico. Del lunes 22 al viernes 26 nuestra Familia Religiosa pudo atender a muchos jóvenes en uno de los stands disponibles para los 103 expositores en la feria vocacional de la Jornada. La misma ha sido muy visitada y nuestro stand, organizado por las Servidoras, recibió a muchos jóvenes, seminaristas, religiosos, sacerdotes e, incluso Obispos, que demostraron gran interés y entusiasmo por nuestro Instituto. El día viernes el Papa Francisco se dirigió al lugar de la feria y escuchó confesiones de los jóvenes, y tuvo un momento para saludar a los expositores.

Conclusión

Esta edición de la Jornada Mundial de la Juventud, ha sido de modo muy especial un gran regalo de Dios para nuestra nación brasilera.

El buen espíritu y el testimonio cristiano de los jóvenes sorprendían en todo momento. Aún en medio de la intensa actividad e incomodidades que implica participar en una Jornada Mundial, en ningún momento se escuchó una queja. A los periodistas les sorprendía que una multitud de más de 3,5 millones de personas hiciera fácilmente silencio absoluto cuando se pedía, y cómo también por cuenta propia esta multitud hizo la limpieza de la playa después de la clausura de la Jornada. Ellos han dado pruebas más que convincentes de la gran vitalidad de la fe católica que se ha experimentado en estos días.

Agradecemos a Dios de modo especial por el Papa Francisco y todo el bien que hizo en su estadía en Brasil, por su testimonio fuerte y edificante para nosotros.

En Cristo y María,

P. Fábio Vanderlei, IVE

 

www.verboencarnado.com.br    

www.facebook.com/verboencarnadobr

Deja un comentario