“Intentemos” (en griego se pronuncia prospazúme) es una de las palabras que con frecuencia nos repiten los profesores en las clases de griego moderno. Cuando enseñan un tema o quieren que hagamos mejor algo nos dicen “intentemos hacerlo”, “intentemos pronunciar mejor” “intentemos escribir mejor”, “intentemos hablar sólo en griego”, “intentemos…”.

Y si alguno dice: “me cuesta pronunciar esa consonante” o “en mi lengua no existe esto” o “esto es difícil para mí”, escuchamos una vez más a los profesores repetir: “intenta” (prospázise), “intentemos”, “puedes”, “podemos” hacerlo mejor. Pero no todo termina ahí.

Estatua de San Pablo en la Basílica dedicada al Santo en Roma. Los misioneros en Grecia continúan la evangelización iniciada por el Apóstol hace 20 siglos.

Después de intentarlo y conseguirlo, también escuchamos “lo lograste”, “lo logramos”, “muy bien”, “perfecto”, “adelante”. Y al instante agregan “ahora que lo sabemos podemos mejorar este otro punto de gramática” o “ahora que lo sabemos podemos aprender este nuevo vocabulario”. “Intentemos”.

Y si no lo conseguimos, escuchamos una y otra vez decir: “intentemos”, “porque si no lo intentamos, no lo vamos a lograr”.

Así pasaron varios meses de clases. Muchas veces hemos escuchado: “Intentemos” … “lo logramos”. Y luego de meses, podemos corroborar que hemos progresado mucho, hablamos, escribimos, entendemos más. Seguimos cometiendo errores, pero sabemos que “podemos hacerlo mejor”.

Un poco así pasa en nuestro camino a la santidad. Tenemos muchas cosas buenas, pero también tenemos defectos y pecados que hay que corregir y dejar de lado. Y es algo de cada día. No estamos solos, contamos con la gracia de Dios, los sacramentos, la oración, las correcciones y buenos ejemplos de nuestro prójimo. Muchas veces, con el paso del tiempo, nos damos 

cuenta que hemos progresado, pero que aún queda camino por delante. Aún podemos conocer y amar más a Dios y ayudar a nuestro al prójimo.

Ahí es cuando escuchamos de nuevo “intentemos”, “podemos hacerlo mejor”. Y sabemos que “si no lo intentamos, no lo vamos a lograr jamás”.

P. Higinio Rosolén, IVE

Misionero en Grecia

Deja un comentario